Consigue huir tras ser asaltada en su casa de Balmaseda a punta de pistola

Consigue huir tras ser asaltada en su casa de Balmaseda a punta de pistola
Fotolia

Un ertzaina, fuera de servicio, ante los gritos de la víctima acudió en su auxilio y retuvo al atracador, de 41 años y con un amplio historial delictivo

ELCORREO.COM

Un varón de 41 años fue detenido este jueves por asaltar presuntamente a una mujer en su vivienda de Balmaseda. El asaltante apuntó con una pistola de aire comprimido a la moradora del piso y trató de atarla aunque la víctima logró huir. Un ertzaina, fuera de servicio, ante los gritos de la víctima acudió en su auxilio y retuvo al atracador.

Según se recoge en la denuncia presentada por la víctima, hacia la una de la tarde de este jueves se encontraba en su domicilio viendo la televisión cuando un desconocido entró en la casa y le puso un arma corta en el cuello, indicándole que era un atraco y que si se movía la mataba. El asaltante intentó atarla y amordazarla produciéndose un forcejeo entre ambos. En un descuido del atracador la mujer salió corriendo de la casa y pidió ayuda dando gritos de socorro mientras era perseguida por el ladrón.

Un ertzaina, fuera de servicio, que se encontraba en el exterior del portal oyó los gritos y, cuando se dirigió hacia allí, vio salir a un hombre que le dijo que estaban atracando a una mujer. El agente se identificó como miembro de la Ertzaintza y le pidió a este varón que esperase para aclarar la situación. En ese momento apareció la víctima y le señaló como la persona que la había asaltado. Al poco, otros tres agentes, también fuera de servicio, aparecieron en el lugar y colaboraron en atender a la mujer y retener al sospechoso hasta la llegada de las patrullas uniformadas de la Ertzaintza de Balmaseda.

En la cocina de la casa se encontró una pistola de aire comprimido, con la que posiblemente se había encañonado a la víctima, y una chamarra con la documentación del sospechoso, por lo que ante estas evidencias se procedió a su arresto.

Según se pudo constatar posteriormente, el asaltante había utilizado unas llaves del propio domicilio para acceder al mismo, por lo que se investiga cómo las había obtenido.

El detenido, de 41 años, tiene un amplio historial delictivo. La Ertzaintza lo ha arrestado en once ocasiones, la mayoría de ellas por delitos contra la propiedad. Esta mañana ha sido puesto a disposición judicial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos