Se desploma la balconada del centro cívico de Otxarkoaga sobre la acera

La pasarela se ha derrumbado de madrugada.
La pasarela se ha derrumbado de madrugada. / A.D.C. BOMBEROS BILBAO

En el momento del derrumbe, sobre la una y media de la madrugada del domingo, no pasaba nadie por la calle, que quedó sembrada de escombros

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La balconada del centro cívico de Otxarkoaga se desplomó en la madrugada del domingo sobre la acera, que quedó bloqueada con cascotes de grandes dimensiones y trozos de hormigón, algunos de ellos en equilibrio precario. Afortunadamente nadie pasaba por la calle en ese momento y no se registraron heridos, tan solo daños materiales.

Según informaron fuentes municipales, sobre las 01.36 horas, vecinos del barrio avisaron del suceso a la Policía Local, que de inmediato envió efectivos al lugar para que acordonasen la zona. A ellos se sumaron los Bomberos de Bilbao, que trabajaron para garantizar la seguridad en el entorno. Asimismo, según fuentes del Consistorio, las brigadas del Ayuntamiento procedieron a retirar escombros y realizaron apuntalamientos de emergencia.

«Un ruido muy fuerte»

El desplome centró las conversaciones de los vecinos de Otxarkoaga ayer por la mañana. Como afirmaban algunos residentes que viven cerca del centro cívico, se temieron lo peor cuando de madrugada oyeron «un ruido muy fuerte» que les levantó de la cama. Afortunadamente, la caída de la balconada no se había cobrado ninguna víctima. «Podía haber ocurrido una desgracia. Si llega a pasar a mediodía...», manifestaron.

El centro cívico de Otxarkoaga es uno de los más activos de Bilbao: acoge numerosos servicios municipales y también talleres para gente de todas las edades. Además, la acera sobre la que se ha caído la balconada es un lugar de paso muy transitado, en pleno corazón del barrio.

Tras el incidente, algunos residentes afirmaron que habían visto «grietas» en la estructura que se vino abajo -que da acceso a una promotora audiovisual que se ha establecido en el inmueble-. Sin embargo, la mayoría admitió que nunca había detectado «nada preocupante» que hiciese pensar en un derrumbe tan aparatoso. Ahora, tal y como han avanzado fuentes municipales, los técnicos de Urbanismo tendrán que investigar las posibles causas del desplome y evaluar qué medidas se van a tomar.

Varios vecinos de toda la vida barajan la posibilidad de que las obras hechas hace décadas en el edificio, que acogía dependencias de Correos, se hubiesen realizado de forma «incorrecta», de modo que la sujeción de la balconada no haya resistido el paso del tiempo.

Fotos

Vídeos