Cae una red de prostitución de nigerianas que tenía su centro de distribución de mujeres en Bizkaia, donde hay 24 detenidos

La Guardia Civil, que ha arrestado a varios cabecillas de la trama en Bilbao y municipios de la margen izquierda, ha liberado a 15 mujeres, algunas menores, que eran explotadas sexualmente

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La Guardia Civil ha asestado uno de los mayores golpes a la mafia nigeriana en Europa en una operación desarrollada en distintos puntos de España y que tenía en Bizkaia «uno de sus núcleos principales, ya que era el centro de distribución de las mujeres captadas en Nigeria para ser posteriormente explotadas sexualmente en nuestro país», según fuentes cercanas a la investigación. Los agentes del instituto armado han arrestado en Bilbao y varios municipios de la margen izquierda -Barakaldo, Portugalete, Santurtzi y Sestao- a 24 personas, todas ellas nigerianas salvo un senegalés, y han logrado liberar a 15 mujeres, algunas de ellas menores de edad, que eran obligadas a prostituirse. «Varios responsables de la organización estaban asentados en Bizkaia, donde se han realizado 13 registros de pisos y locales. Eran los encargados de 'recoger' a las mujeres nigerianas en Italia y traerlas a Bizkaia, donde solían pasar unos días metidas en pisos hasta que eran montadas en autobuses para derivarlas a otros puntos del país», señalan. Entre los detenidos en el territorio histórico por los efectivos de la Comandancia de Bizkaia, de Alicante y de la UCO (Unidad Central Operativa), «hay hombres y también mujeres, casi todas ellas 'madames' del negocio», indican las mismas fuentes. Estas mujeres, en su mayoría, habían sido 'reclutadas' por la trama tras haber sido anteriormente explotadas.

Información relacionada

Bizkaia ha sido el lugar «donde más arrestos se han producido», precisan fuentes de la Guardia Civil, que subrayan que la desarticulación de la trama, con fuertes ramificaciones por toda la geografía española, se ha saldado con la detención de 89 personas en todo el país, 43 de ellas ya en prisión preventiva debido a la gravedad de sus delitos, entre ellos, organización criminal, trata de seres humanos y blanqueo de capitales. Asimismo, se ha logrado liberar a 39 mujeres en total, que eran obligadas a prostituirse en España tras realizar un largo periplo por África y Europa en el que iban acumulando una 'deuda' astronómica con la trama criminal. En ocasiones, la cantidad ascendía a 30.000 euros que luego debían pagar siendo explotadas sexualmente durante años.

Esta operación contra los grupos criminales vinculados a las denominadas Confraternidades o Hermandades Nigerianas -surgidos en el seno de la universidad del país africano, de ahí su nombre-, se ha desarrollado en Bizkaia, Navarra, Cantabria, Madrid, Guadalajara, Toledo, Alicante, Málaga, Murcia, Sevilla, Almería y Barcelona, donde se han efectuado 41 registros. Sin embargo, la envergadura de la operación y sus conexiones internacionales también han requerido la actuación policial en la ciudad británica de Manchester, donde ha sido detenida una de las 'madames' que habían captado a varias víctimas para traerlas desde Nigeria hasta España.

Cordinación de la Europol

Según explicó este jueves en una comparecencia pública el teniente coronel Javier Rogero h-jefe de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y uno de los responsables de la operación- la actuación policial que ha permitido desmantelar esta rama de la mafia nigeriana en España ha contado con la colaboración de la agencia británica contra el crimen (NCA) y ha sido coordinada desde la Europol. Asimismo, ha sido de gran relevancia el papel de los agentes de la Policía nigeriana pertenecientes a la NAPTIP (National Agency for the Prohibition of Trafficking in Persons), que lucha contra la trata de seres humanos. Es la primera vez que estos efectivos colaboran en España sobre el terreno, con la presencia de policías desplazados expresamente desde Nigeria en los registros, análisis de documentación, asistencia a las víctimas y consultas en bases de datos.

Tal y como han detallado, las mujeres liberadas eran coaccionadas por las organizaciones bajo ritos de 'Vudú-Juju'. Algunas de ellas, como las localizadas en la localidad almeriense de Cuevas de Almanzora, eran explotadas sexualmente en casas-cueva en condiciones de extrema precariedad. Tratadas como mercancía, las víctimas eran captadas en su país por redes de inmigración irregular y recorrían 4.200 kilómetros por África hasta llegar a las costas de Libia, desde donde partían por mar, a veces en patera, hasta los campos de inmigrantes de Lampedusa (Italia). Desde allí, la organización las repartía por varios países europeos para lucrarse explotándolas sexualmente. En España, una de las principales puerta de entrada era Bizkaia.

Año y medio de pesquisas

Una operación de esta envergadura lleva su tiempo. La denuncia de una de las víctimas en Torrevieja en 2016 puso en alerta a la Guardia Civil. «Entonces se empezó a tirar del hilo y enseguida se vio que había fuertes ramificaciones por todo el país», explican fuentes de la investigación. Durante año y medio, los agentes del instituto armado han realizado pesquisas que se han ido traduciendo en detenciones, algunas de ellas, muy recientes. «Uno de los cabecillas fue arrestado en Bizkaia el mes pasado», desvelan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos