Derriban la vieja estación de Deusto para construir un parking

Los trabajos se centraron ayer en el derribo de la cubierta de la estación./Josu García
Los trabajos se centraron ayer en el derribo de la cubierta de la estación. / Josu García

La terminal, que funcionó durante décadas como parte de la línea a Plentzia, llevaba cerrada al tráfico ferroviario desde hace ocho años

Josu García
JOSU GARCÍA

Las máquinas comenzaron a derribar ayer la vieja estación de Euskotren de Deusto, ubicada junto a la calle Ramón y Cajal. Se trata de la terminal que durante décadas dio servicio al barrio, cuando el ferrocarril entre Bilbao y Plentzia pasaba por aquí, antes de la construcción de la Línea 1 del metro, en 1995. Con posterioridad sirvió para enlazar esta zona de la capital vizcaína con el Casco Viejo.

La estación llevaba ocho años en desuso, desde que en 2010 las obras de construcción de la Línea 3 obligaron a su clausura. En aquel momento se habló de un parón en la actividad de tres años. Sin embargo, nunca llegó a reabrirse.

Los trabajos de demolición corren a cargo del Ayuntamiento de Bilbao, que cuenta con el permiso de Euskal Trenbide Sarea (ETS), la sociedad pública dependiente del Gobierno vasco que gestiona el desarrollo de las infraestructuras ferroviarias. El objetivo de las autoridades municipales pasa ahora por habilitar un acceso y crear más plazas de aparcamiento para los vecinos del entorno. Los residentes han visto cómo el ensanchamiento de aceras en Ramón y Cajal ha reducido sensiblemente el número de parcelas en superficie disponibles.

Esta operación prevé paliar esta carencia, al tiempo que supone recuperar un espacio que estaba bastante degradado. Durante años, la maleza y la suciedad se han ido adueñando del balasto y los andenes. Hace tres semanas, los operarios se llevaron los raíles que aún permanecían en el lugar como testigos mudos de su pasado ferroviario.

«Pactado con los vecinos»

Las obras causaron ayer división de opiniones en el barrio. Algunos vecinos aplaudieron el derribo. «Estaba en muy mal estado y era un foco de insalubridad», comentaba Andrés Gutiérrez, un jubilado que se acercó a contemplar el desarrollo de los trabajos. «A mí me parece una pena», le replicaba otro hombre. «No estamos sobrados de edificios públicos y le habíamos cogido mucho cariño a esta pequeña estación. Se podría haber salvado y regenerado», añadía. El Ayuntamiento aseguró que el proyecto de reforma del entorno «se ha pactado» con los residentes y que no ha recibido ninguna queja al respecto.

Temas

Deusto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos