El Correo
Mikel Urrutikoetxea.
Mikel Urrutikoetxea. / Borja Agudo

pelota

Algo más que un partido

  • Urrutikoetxea quiere despedir el Manomanista «con buen sabor de boca» en su duelo ante Rezusta

Superado el disgusto de la derrota en semifinales, Mikel Urrutikoetxea quiere despedirse del Manomanista con «un buen sabor de boca». El duelo del domingo en el Atano III de San Sebastián por la tercera plaza frente a Rezusta es su oportunidad. Será algo más que un partido. Una victoria, además de resarcir algo la herida del fin de semana pasado, supondrá evitar el campeón la próxima temporada. Y, aunque nadie quiere pensarlo, sigue vigente la posibilidad de estar en la final de este año en caso de lesión de alguno de los protagonistas.

Pero tanto el vizcaíno como el guipuzcoano están centrados en lo que está en su mano. Y lo más inmediato es un rival al que no se ha medido en esta disciplina. «Nunca me he enfrentado contra un zaguero zurdo. Está en un gran momento a pesar de jugar prácticamente con una sola mano y es muy peligroso», manifestó el de Zaratamo.

Urrutikoetxea necesita cambiar de registro porque el de Bergara poco tiene que ver con su rival anterior. La pegada es la principal arma del de Aspe y contrarrestarla será uno de sus principales objetivos. «Por la forma de ejecutar su golpeo es incómodo, por lo que soy consciente que tengo un choque muy complicado», apuntó.

El broche

Para Rezusta, el encuentro tendrá una connotación bien diferente. Al inicio de la competición veía muy complicado estar en esta lucha «por lo que quiero poner el broche a un bonito torneo», manifestó. El zaguero está en un buen momento de forma y el duelo le servirá para comprobar a «qué nivel estoy. Me enfrentó a un campeón y puede ser una buena referencia. Estoy bastante contento por el campeonato que he firmado, y quiero terminarlo con buenas sensaciones», señaló.

El guipuzcoano destacó que «la ilusión y las ganas» que tiene de disputar este encuentro le servirán para «mantener la tensión» que se ha rebajado tras quedarse fuera de la final. El de Bergara tampoco se va a complicar la vida en esta ocasión. Tiene su fórmula para desenvolverse en esta especialidad y ya tendrá tiempo de probar cosas nuevas en otra ocasión. «Todavía me queda mucho por mejorar y aprender, pero hay que ir paso a paso», señaló. Su objetivo es mantener al vizcaíno lo más alejado del frontis posible, «porque si entro en el juego de los delanteros tengo mucho perdido», reconoció.

La elección del material transcurrió sin problemas. Urrutikoetxea seleccionó un par de pelotas que resbalan más por el suelo que las de su oponente para tratar de incomodarle a la hora de la colocación, mientras que Rezusta se decantó por un par más tranquilas y con más bote.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate