El Correo

La arista Mazeno acogerá para siempre a Zerain y Galván

Fuente: Racetracker
Fuente: Racetracker / J.M.B
  • Para el montañero alavés, esta vía ha sido un amor imposible que le sedujo hace muchos años y que intentó sin éxito en 2011

La arista en la que descansarán para siempre Alberto Zerain y Mariano Galván es una de esas rutas reservadas para los elegidos. Un itinerario que durante décadas de intentos a cargo de algunos de los mejores alpinistas de la historia se ha armado de un halo de inaccesibilidad roto hace apenas cinco años. Paradójicamente, por dos escaladores británicos prácticamente anónimos: Rick Allen y Sandy Allan. Para Alberto ha sido un amor imposible que le sedujo hace mucho tiempo. La primera vez que intentó conquistarlo fue en 2011, en compañía de ‘Txingu’ Arrieta. Abrieron una nueva ruta de entrada por la vertiente Rupal, pero una pésima meteorología y las continuas avalanchas no les permitieron nada más.

Toma su nombre el pico más alto de toda la creta, el pico Mazeno, de 7.400 metros de altitud, y se trata de una de las vías más largas y técnicas entre todas las que alcanzan la cumbre de un ochomil. Separa las dos grandes vertientes del Nanga Parbat la Diamir y la Rupal, y tiene una longitud superior a los once kilómetros jalonados de picos por encima de los siete mil metros (ocho en total). Esa combinación obliga a pasar muchos días en altura, con la dificultada añadida que ello implica. Lo afilada y abrupta de la cresta obliga a un ejercicio continuo de escaladas y destrepes y hace necesario llevar mucho material. Es una ruta que exige un altísimo compromiso por parte de quien la intenta ya que a medida que el alpinista se interna en ella, la retirada se hace más complicada. En la arista Mazeno «o sales por arriba o no sales». Un descenso de emergencia es imposible porque para bajarse hay que escalar, literalmente, en sentido contrario. Teóricamente, se puede completar la arista sin hacer cima en el Nanga, pues la vía termina a 6.940

Su historia está repleta de grandes nombres. Fue intentada por primera vez en 1979 por una expedición francesa. Doug Scott la quiso hacer dos veces, Erhard Lorethan, Wojcieck Kurtyka y Jean Troillet una vez cada uno. Pero todos se dieron media vuelta. Los primeros en completar la arista propiamente dicha fueron los americanos Doug Chabot y Steve Swenson en 2004, pero tuvieron que retirarse por la ruta Schell desde el collado Mazeno y no llegaron a la cima del Nanga Parbat. Hubo que esperar hasta 2012, un año después del intento de Zerain y Arrieta, para que se completase la ruta hasta la cumbre del Nanga. Sus protagonistas fueron los veteranos escoceses Sandy Allan (que ya estuvo en el intento de Scott en 1992) y Rick Allen. Aunque partieron del campo base 5 alpinistas, solo ellos dos llegaron a la cima tras vivir una auténtica odisea durante 18 días de escalada en la que se les llegó a dar por muertos.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate