El Correo

Bilbao Triathlon 2017: titanes del esfuerzo

De izq. a dcha. y de arriba a abajo: Elgezabal, Bilham, Sketako, Corachán, Okamika, Arrillaga, Rodríguez, Gómez, Passuello y Drewett.
De izq. a dcha. y de arriba a abajo: Elgezabal, Bilham, Sketako, Corachán, Okamika, Arrillaga, Rodríguez, Gómez, Passuello y Drewett.
  • Diez de los principales favoritos de la VII Bilbao Triathlon, que se celebra este sábado, revelan cómo se han preparado para una prueba tan exigente, cuáles son sus anhelos y qué les recompensa tras tanto sufrimiento

Hombres y mujeres de acero participan este sábado en el VII Bilbao Triathlon. En la parrilla de salida, 1.200 triatletas se sumergirán en la ría, en la edición más multitudinaria de las celebradas hasta la fecha. La mitad disputarán la prueba reina ‘Half’ –1,9 km a nado, 90 en bici y 21 de carrera a pie– y otros tantos la distancia Olímpica –la mitad de los recorridos anteriores–. Deportistas de élite, valientes sin demasiado entrenamiento o heroínas dispuestas a completar retos conforman el abanico de participantes dispuestos a poner a prueba el cuerpo, a llevarlo al límite. Charlamos con diez de ellos, algunos de los principales favoritos para acabar en cabeza.

El gallego está acostumbrado a saborear el triunfo en la prueba bilbaína. Tres de tres. ¿Cuál es el truco? «No hay. La constancia en el entrenamiento y una pizca de suerte para evitar lesiones o averías en la bici son las claves», reconoce. Desde agosto corre con una motivación extra: su hija Noa. «Si la sensación de ganar es grande, imagínate ver en la línea de meta a la peque», confiesa emocionado. Desde que nació, Aida (su mujer), Gustavo y Noa viajan en familia. Vienen de Pamplona, donde este fin de semana pasado Gustavo ganó el campeonato de España. Arrasó. Le sacó 5 minutos al segundo clasificado. Y sin apenas tiempo para reponer fuerzas, llega a Bilbao. Habla maravillas de la capital vizcaína, a pesar de las ampollas que se llevó de recuerdo el año pasado tras correr 21 kilómetros sin calcetines: «Me tocaba remontar, así que no podía perder tiempo». Es el rival a batir.

Dejó el triatlón de forma profesional en 2013. En 2016 volvió a competir y este año, «gracias al equipo ANb», reconoce que ha encontrado esa motivación extra que le faltaba para regresar con fuerza. El de Gernika es el vencedor de las dos primeras ediciones (2011 y 2012). Si el sábado gana, igualaría a Gustavo en victorias. Pero huye de las presiones: «Son carreras muy largas y puede pasar de todo». Él lo sabe mejor que nadie. Lo vivió en sus carnes en 2013: «Nunca he estado tan fuerte y en la carrera a pie me tuve que retirar por calambres cuando iba primero».

El año pasado quedó noveno y este sábado, si nada falla, volverá a estar arriba. «Llego con un nivel muy alto pero hacer podium en Bilbao está muy caro». Viene de ganar el Duatlón de Torrelavega, el Triatlón Steelives de Mijas y ser 9º en el Challenge Gran Canaria, donde se enfrentó a Alistair Brownlee, uno de los mejores del mundo. Dura competencia que también tendrá que batir en Bilbao.

El esloveno es una de las cabezas de cartel internacional. El pasado verano tocó el cielo tras proclamarse campeón de Europa de triatlón de larga distancia. La bici y la natación son su cara y su cruz. «Pedalear es mi punto fuerte; me encanta subir colinas. La natación, aunque he mejorado, es la disciplina que más me cuesta». A pesar de estar curtido en distancia Ironman, el 'half' tampoco se le da mal: «Hay que nadar menos, y así tengo más posibilidades de remontar en bici y corriendo». Antes de cada competición calcula cuánto tiempo puede tardar en cada una de las disciplinas para que así su chica sepa dónde está en cada momento. ¿Y cuánto crees que tardarás en Bilbao? «Unas 4 horas». El año pasado Gustavo paró el reloj con 4 horas 8 minutos y 14 segundos. La batalla está servida.

La extrema dureza que representa un deporte como el triatlón tiene un ídolo en la fibrosa figura de este lekeitiarra. El triatlón vasco venera al deportista por su recorrido, su afán de superación y su capacidad de sacrificio. Desde que a los 15 años se iniciase en este mundo solo apto para superhombres, la carrera de Ander ha estado plagada de éxitos. A pesar de no estar muy curtido en la distancia 'half' -debutó el año pasado en Bilbao y el de este año será el tercero de su carrera deportiva-, cree en sus posibilidades: «Mi objetivo es seguir adquiriendo experiencia, pero no descarto estar en los puestos delanteros». La subida en bici al Vivero es la parte del recorrido que más le gusta. ¿Y en la natación, qué prefieres la ría bilbaína o la playa de Lekeitio? «No hay comparación... Por algo viene tanta gente de Bilbao a mi pueblo en verano...», deja caer con gracia. De los cuatro triatlones que ha disputado este año, tres (Deltebre, Getaria, Bermeo) llevan la firma de Ander Okamika. Hondarribia se le escapó en los últimos metros. Pero lo que no piensa dejar escapar es la idea de conseguir su sueño: ganar en Bilbao. Una ilusión con la que ha fantaseado desde que tenía 17 años. ¿Y si se hace realidad? «Me afeito la barba».

Ciclista profesional del Quick Steep hasta 2005, empezó en el triatlón en el 2009 y se ha convertido en uno de los mejores triatletas italianos –en 2015 ganó el Ironman 70.3 en Taiwán y Malasia, la Challenge de Filipinas o Arenales de Elche–. En 2016 se vio obligado a parar por una fascitis plantar y este 2017 busca su mejor versión. «Espero mejorar y ser capaz de recuperarme al 100%». Bilbao es su próxima parada. Será su primer triatlón en tierras vizcaínas. Ve a Gustavo Rodríguez como su gran rival. Su deseo para este año, clasificarse para el verde infierno de Hawaii, el triatlón de larga distancia más duro del planeta .

Otros triatletas a seguir

No hay duda de que el nivel masculino en la prueba organizada por Innevento Sport será alto gracias a esta participación de lujo, pero tampoco hay que subestimar a otros triatletas que lucharán por meterse en los puestos de cabeza. El joven francés Horseau, el bielorrusso Hryhoryeu, el madrileño Ramón Ejeda, el eibarrés Pello Osoro, el bermeotarra Xabier Amparan y el bilbaíno Aitor San Vicente, que el año pasado consiguió la mejor clasificación local de todas las ediciones, al conseguir un 8º puesto.

La catalana persigue la txapela. Tras quedar dos años consecutivos en segunda posición, este sábado quiere confirmar el buen momento de forma que atraviesa para inscribir su nombre en el palmarés del Bilbao Triathlon. «Me gusta el recorrido, el increíble ambiente, la organización...». A la catalana, zambullirse en la ría le pone los pelos de punta. «Es la única prueba en la que el público te puede seguir durante todo el recorrido. El año pasado realicé toda la natación con los ánimos de mi hermana y mi sobrina y fue muy emocionante». Este año, le acompañará su chico. En vísperas cogerán el coche cargado con el neopreno, la bici y las zapatillas y pondrán rumbo a Bilbao. Campeona de España, primera española en el ranking Ironman, segunda en la Challenge de Rímini el pasado 7 de mayo... ¿Por qué no seguir soñando?

La suiza es una triatleta consolidada en el panorama internacional. Nadadora desde pequeña, la bici tampoco se le da nada mal. «Crecí cerca de los Alpes suizos, con lo que me encanta subir y bajar montañas. Estoy muy feliz de poder subir el Vivero dos veces». Los resultados le acompañan: primera en el 70.3 Barcelona (2016), en el Challenge Half Gran Canaria (2016), en Cannes (2017)... y un sinfín de títulos más. Sin embargo, guarda sus mejores recuerdos de carreras en las que no se llevó la victoria. Como en el Ironman de Embrunman en 2016: «Primero pinché y después tuve un ataque de asma severo y ¡todavía me quedaba correr una maratón! Ahí me di cuenta de lo que mi cuerpo es capaz de soportar. En Bilbao daré lo mejor de mí. Espero divertirme y sonreír en la línea de meta. Si eso significa ganar o ser la última, será más que suficiente».

La santanderina llegó al triatlón hace 11 años, casi de rebote. Le gustaba nadar, empezó a correr los fines de semana y a andar en bici de paseo. Lo mezcló todo y se apuntó a su primera carrera. Desde entonces, no ha parado de competir. Euskadi le gusta especialmente. Por eso, está federada en el circuito vasco. Su última prueba, este fin de semana en Hondarribia. Ganó. Pero hay más: medalla de bronce en Getaria, de oro en Bermeo y de plata en Deba. Es habitual verla cada fin de semana en los podiums de la distancia ‘sprint’: «Estas pruebas cortas, me sirven de entrenamiento». Su gran cita llega este sábado. El primer 'half' de la temporada. Judith Corachán será una de sus rivales: «La catalana está a otro nivel. No me puedo comparar. Tampoco pienso en ganar». Su mejor marca la consiguió en 2013. Fue segunda.

La lekeitiarra es una de las mejores embajadoras vizcaínas del triatlón. Con sólo 7 añitos ya hizo sus primeros pinitos. El del sábado será su tercer triatlón en Bilbao. En 2013, año de su debut en distancia 'half', fue octava al completar el recorrido en 5 horas y 47 minutos. En 2015, bajó su registro en más de media hora. Ahí es nada. ¿Y este año? «No me he marcado tiempos, pero voy a tope. Bilbao es mi objetivo y quiero hacerlo lo mejor posible». Mireia llega a la cita con buenas sensaciones. Ganó en Deba, donde le sacó más de dos minutos a la incombustible Estefanía Gómez. En esa ocasión, contó con un animador especial. Su chico, el también triatleta Egoitz Zalakain, la ovacionó sin descanso desde la meta. «Él también correrá el 'half'».

La británica, habitual del circuito europeo, también está entre las candidatas al podio. A pesar de su juventud, es una experta nadadora, lo que le animó a comenzar con el triatlón hace seis años. ¿En qué distancia se siente más cómoda? «Me gustan las distancias largas. Este año quiero probar con el Ironman». ¿Su mejor resultado? «El año pasado en el Half 70.3 Weymouth. Terminé tercera». Es la primera vez que la joven visita Bilbao, una prueba que ha conocido por mediación de otro triatleta: «Nadar en la ría es lo que más me motiva».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate