El Correo

NATACIÓN

La sincronizada española inicia el relevo pensando en Tokio 2020

Ona Carbonell y Gemma Mengual, en los Juegos de Rïo.
Ona Carbonell y Gemma Mengual, en los Juegos de Rïo. / Martin Bureau (Afp)
  • Hasta seis caras nuevas se han sumado este curso al equipo capitaneado por Ona Carbonell

El equipo español de natación sincronizada afronta esta temporada como el inicio de un relevo generacional con el que cimentar los fundamentos con vistas a los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020.

Hasta seis caras nuevas se han sumado este curso al equipo capitaneado por Ona Carbonell, quien en los Mundiales de Budapest del próximo verano contará con la joven Paula Ramírez como pareja en las rutinas de dúo, que serán los mismos ejercicios que se presentaron los Juegos de Río de Janeiro. A las dinámicas de entrenamiento de esta rutina también se ha unido la nadadora de categoría júnior Sara Saldaña. "En este preciso momento, Paula (Ramírez) tiene un nivel de madurez que no tiene Sara, que es más joven y acaba de empezar. Estamos trabajando con las dos y ambas están haciendo un gran trabajo", ha explicado la seleccionadora española, Esther Jaumà.

Con esta decisión, el objetivo del equipo español es mirar más allá de los resultados a corto plazo y formar al dúo que compita por las grandes citas del futuro. Por ello, Jaumà ha puntualizado que en los Mundiales prefieren centrarse en "el rendimiento" del grupo basado en "aprender a nadar como un equipo, unirse y afrontar una competición de este nivel".

"Tenemos un 70% de deportistas de categoría júnior. Esto es un reto y una motivación ilusionante porque hay gente que tiene muchas ganas de crecer, de mejorar y de llegar hasta lo más alto", ha señalado la seleccionadora, quien ha subrayado que se está trabajando para construir las "bases del edificio".

Grandes esperanzas en Paula Ramírez

En éstas, Paula Ramírez se postula como uno de los nombres que pueden tomar el relevo cuando Ona Carbonell decida colgar el bañador: "En un futuro, cuando Ona lo deje, el dúo seremos Sara Saldaña y yo. Ahora de momento entrenamos Sara y yo. Cuando Ona entrena con nosotras yo nado con ella".

Esta estudiante de Administración y Dirección de Empresas, que lleva desde los 7 años compitiendo, se muestra convencida de sus opciones de compenetrarse junto a Carbonell. "Estoy trabajando para que parezcamos hermanas gemelas. Nos llevamos bien, nos compenetramos, sincronizamos muy bien y entrenamos muy bien juntas", ha explicado.

Si en las rutinas de equipo y dúo la meta del combinado español es competir, es en el solo de Ona Carbonell donde el equipo técnico tiene depositadas todas las esperanzas para luchar por las medallas en Budapest.

La nadadora catalana presentará en los Mundiales dos nuevos ejercicios con los que Jaumà espera que dé muestras de su experiencia y evolución como solista. "Son dos solos en los que creemos que se ha hecho un muy buen trabajo. Además Ona tiene una gran madurez como solista y creo que está en su mejor momento para empezar a demostrar muchas cosas", ha desvelado la seleccionadora.

Después de que el equipo se quedara fuera de los Juegos Olímpicos de Brasil y que el dúo formado por Ona Carbonell y Gemma Mengual no acabara en el podio, Jaumà y su equipo afrontan el reto de pilotar una nave que mira más allá de Budapest 2017.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate