El Correo

fútbol

Los siete milagros de Sergio Ramos

Ramos, tras un gol.
Ramos, tras un gol. / Reuters
  • El central blanco volvió a ser decisivo cuando peor estaba el equipo gracias a un cabezazo en un saque de esquina

«Es mi partido cien en la Champions y siempre es un placer ayudar al equipo con goles», dijo Sergio Ramos con naturalidad al terminar el partido, otro día más en la oficina debió pensar, de nuevo al rescate del Real Madrid. En San Paolo el conjunto de Zidane estaba contra las cuerdas después de una primera mitad gris. Los blancos estaban por detrás en el marcador y con la necesidad de una reacción. En estas apareció él, conectó un cabezazo en un saque de esquina y devolvió a toda la afición madridista a un déja vu en el que llevan viviendo tres años. Los milagros de Ramos con la cabeza desde 2014 no tienen fin. Estos son los siete más sonados:

Doblete en el Allianz

(29 de abril de 2014). Como en San Paolo, la eliminatoria estaba en el aire tras el 1-0 de la ida en el Santiago Bernabéu pero el de Camas se encargó de terminar con cualquier tipo de duda de un plumazo. Dos cabezazos clave en los primeros veinte minutos y billete de primera clase a la final de Lisboa frente al Atlético de Madrid.

El famoso minuto 93

(24 de mayo de 2014). Más decisivo que nunca. La Liga de Campeones estaba prácticamente empaquetada para ser exhibida en Neptuno cuando el defensa blanco se elevó y conectó un cabezazo certero al palo largo ante el que nada pudo hacer Thibaut Courtois. Sin su gol, la décima hubiera sido imposible.

En la final del Mundial de Clubes

(20 de diciembre de 2014). Ya había abierto camino en las semifinales ante Cruz Azul con el gol que comenzaba la goleada y repitió en la gran final frente a San Lorenzo de Almagro tras un saque de esquina botado por Toni Kroos. La leyenda de Ramos se agrandaba final a final.

Supercopa de Europa

(10 de agosto de 2016). Calcado al de la final de Champions League frente al Atlético de Madrid. El Sevilla había remontado el tanto inicial de Asensio y tenía la Supercopa de Europa en sus manos pero Sergio Ramos en el minuto 92, y de nuevo de cabeza, dio al traste con las ilusiones de los hispalenes. Carvajal, en la prórroga, remató la faena.

Ramos, un Clásico

(3 de diciembre de 2016). Puede valer una Liga. El Barcelona mandaba en el marcador en el Camp Nou y disponía de ocasiones para sentenciar pero no lo hacía, grave error. Sergio Ramos en el minuto 90 silenció el Camp Nou y alargó a 33 la racha de partidos sin perder de Zidane en el banquillo blanco.

Ramos marca ante el Barça.

Ramos marca ante el Barça. / AFP

Ante el Deportivo

(10 de diciembre de 2016). Todavía se estaba celebrando el tanto de Sergio Ramos en el Camp Nou cuando el Real Madrid se metió en un lío frente al Deportivo en el Santiago Bernabéu. Mariano empató a dos en el minuto 88 y el de Camas puso la traca final en el 90. Tres puntos más que estaban en su cabeza.

Silencia San Paolo

(7 de marzo de 2017). El Nápoles avasalló al Real Madrid hasta el descanso. Sarri había ganado la partida táctica a Zinedine Zidane y el tanto de Mertens dejaba a los blancos más que nunca contra las cuerdas. Se necesitaba una reacción y esa no podía liderarla otro que no fuera él. Anotó el tanto del empate y, por si había dudas, cabeceó el segundo a la red con la colaboración de Dries Mertens.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate