El Correo

polémica

«¡Apoyo, treinta hinchas del Celta están orinando en la pared de la comisaría!»

Al menos 670 aficionados del Celta se desplazarán a Vitoria.
Al menos 670 aficionados del Celta se desplazarán a Vitoria. / Faro de Vigo
  • El sindicato Erne denuncia que los autobuses con los 700 aficionados gallegos que llegaron a Vitoria para la semifinal de Copa aparcaron en Portal de Foronda, donde algunos se bajaron de los coches

La bochornosa gresca del sábado en el Campus de Álava, protagonizada por presuntos hinchas del Alavés y radicales del Barcelona, tuvo un antecedente el miércoles, en la semifinal copera contra el Celta de Vigo. Si bien no fue tan grave, también obligó -como denuncia Erne, sindicato mayoritario en la Ertzaintza- a movilizar a «todas las patrullas» operativas esa tarde en Vitoria.

Debido a «la falta de organización y de previsión», según esta central, se condujo a trece autobuses con unos setecientos aficionados celtiñas por la calle Portal de Foronda en vez de llevarles directamente a Mendizabala, que es el procedimiento habitual. Los vehículos aparcaron, en fila, a lo largo de esta vía principal. Abarcaron desde la comisaría de Portal de Foronda hasta el nuevo supermercado de Mercadona.

Quizá debido al desgaste del largo viaje o tal vez por la ingesta de alcohol, hasta una treintena de hinchas descendió a la acera. No tuvieron mejor idea que orinar en la pared de la comisaría. Una patrulla lo vio y trató de impedirlo. Debido a la «embriaguez generalizada», los forofos se encararon con los dos agentes. Pidieron «apoyo» ante el peligroso cariz que adquiría la situación. «Si no llega a ser por la rapidez con que acudieron todas las patrullas operativas a esa hora en Vitoria hubiera pasado algo grave», denuncian desde Erne.

«La peor organización»

Hubo forcejeos con varios incondicionales celtiñas. A alguno incluso le subieron al autocar a la fuerza. Dentro, describen fuentes policiales, «había botellas vacías por el pasillo y un enorme hedor a alcohol». Con la situación controlada gracias a la intervención de los agentes se recondujo al convoy hasta el coliseo albiazul. Para Erne, este incidente representa «una prueba más de que la comisaría de Vitoria, y su jefatura, es la peor organizada de todo Euskadi».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate