El Correo

Urkullu: «La final en San Mamés sería el súmmum, pero si no puede ser no puede ser»

Urkullu y Villar, junto al Rey en la última final disputada por el Athletic.
Urkullu y Villar, junto al Rey en la última final disputada por el Athletic.
  • El lehendakari defiende el «respeto institucional» ante una eventual pitada al himno español y al Rey

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que «sería el súmmun» que San Mamés acogiera la final de Copa entre el Alavés y el Barcelona, «pero si no puede ser, no puede ser». El estadio bilbaíno acoge el 30 de mayo, tres días después del partido, un concierto de Guns N`Roses y, según la organización del evento, se requieren al menos siete jornadas para montar el escenario y el resto de estructuras, lo que dificulta que pueda ser el escenario del choque. Pese a la situación, la directiva del equipo albiazul ha pedido oficialmente este viernes que el encuentro se celebre en Bilbao, una propuesta que cuenta con el apoyo del alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, y del diputado general del territorio, Ramiro González, ambos del PNV.

Urkullu se ha expresado en esos términos tras proclamar el jueves que sería «excepcional» que la final se disputara en San Mamés, frente a la tibieza que el PNV de Bizkaia ha mostrado en los últimos meses ante una eventualidad de ese tipo.

El lehendakari ha confirmado que, se juegue donde se juegue, acudirá el 27 de mayo a la final de la Copa del Rey, que supondrá un «hermanamiento» entre las aficiones vasca y catalana, y también «un encuentro entre alaveses, vizcaínos y guipuzcoanos absolutamente necesario». «Que pudiera darse en San Mamés y que pudiera ganar el Alavés sería ya el súmmum», ha destacado. «Ahora, si no puede ser, no puede ser», ha afirmado, en alusión a la celebración del concierto que Guns N' Roses en el estadio rojiblanco apenas 72 horas después del choque.

Ante la posibilidad de que los hinchas vascos y catalanes que acudan al partido piden el himno español al Rey, como ha sucedido en anteriores enfrentamientos entre el Athletic y el Barça, ha defendido que «guardar la compostura es signo de cortesía, educación y respeto y no está reñido con lo que cada uno piense libremente», ha declarado a Radio Popular.

«Eso entra dentro del respeto institucional. Creo que hay unos cánones de respeto a las instituciones». «Yo lo exijo, lo exijo para el respeto institucional de lo que yo pueda representar», ha dicho.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate