El Correo

El Alavés pide de forma oficial que la final de Copa se juegue en San Mamés

Aficionados del Alavés en San Mamés el pasado mes de enero.
Aficionados del Alavés en San Mamés el pasado mes de enero. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
  • El club vitoriano reclama a los propietarios del campo que soliciten acoger el partido a la Federación Española de Fútbol

El Alavés ha solicitado de forma oficial que la final de Copa del Rey que le enfrentará al Barça el 27 de mayo se celebre en San Mamés. El club vitoriano ha trasladado la petición a la sociedad San Mamés Barria -participada por el Gobierno vasco, la Diputación de Bizkaia, el Ayuntamiento de Bilbao, el Athletic y Kutxabank- para que, a su vez, reclame a la Federación Española de Fútbol que el estadio rojiblanco acoja el partido.

Josean Querejeta, líder del grupo inversor que gestiona el Alavés, ya defendió públicamente que el choque se celebre en Bilbao apenas unos minutos después de que su equipo accediera por primera vez a una final de Copa en la noche del miércoles tras imponerse al Celta en Mendizorroza. «Quiero jugar en San Mamés. Para nuestra afición sería perfecto. Es el campo más representativo que hay en Euskadi. Además, para nuestros aficionados es el más cercano y podría ir muchísima gente», subrayó. Su demanda fue apoyada de forma implícita por el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien sostuvo que sería «extraordinario» que el estadio rojiblanco fuese el escenario del encuentro, si bien ha matizado este viernes que «si no puede ser, no puede ser». El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), y el diputado general de Álava, el nacionalista Ramiro González, también han respaldado públicamente esa solicitud. Su postura contrasta con la de su partido en Bizkaia, y con la del Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de ese territorio, que no han ocultado sus recelos a que San Mamés sea sede de una final de la Copa del Rey.

«Es nuestro deseo celebrar» el partido en Bilbao «por diferentes razones, entre las que destaca principalmente las facilidades que supone para la afición alavesista por su cercanía, en detrimento de otras ciudades a mayor distancia de Vitoria», explica el Alavés en un comunicado. «Asimismo, entendemos que la llegada de casi 50.000 aficionados procedentes de ambos clubes supondrá un impacto económico muy importante para Euskadi, un impacto de alrededor de 10 millones de euros según informes de instituciones públicas basados en finales anteriores. Además, y como punto importante, la sociedad San Mamés Berria ingresaría, por cuestiones de arrendamiento del estadio, una cantidad superior al millón de euros».

Conversaciones con Athletic

Antes de emitir el comunicado, el Alavés se puso en contacto ayer con el Athletic. Lo hizo con el director general del club, Jon Berasategui, para transmitirle el deseo por parte del Deportivo Alavés de celebrar una cita deportiva de tal envergadura en su estadio. El club vitoriano no concretó la respuesta de la entidad rojiblanca, que hasta el momento ha guardado un absoluto silencio al respecto. «Además, se ha tratado de tener comunicación con el presidente del Athletic, sin resultado positivo hasta el momento», apunta el Alavés.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate