El Correo

Urkullu: «Sería extraordinario que el Alavés jugara la final en San Mamés»

Urkullu y Villar junto al Rey en la última final disputada por el Athletic.
Urkullu y Villar junto al Rey en la última final disputada por el Athletic.
  • El lehendakari y el diputado general de Álava, del PNV, defienden la propuesta, que choca con los recelos de las instituciones vizcaínas y la fecha del concierto de Guns N' Roses en el estadio, que se celebrará tres días después

La petición del máximo accionista del Alavés, Josean Querejeta, para que la final de Copa del Rey que le enfrentará al Barça el próximo 27 de mayo se dispute en San Mamés comienza a encontrar voces favorables. Anoche era el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV), el que a través de las redes sociales se sumaba a la propuesta del líder del grupo inversor que controla el club. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha apoyado hoy esa iniciativa en los pasillos del Parlamento vasco. La propuesta también ha sido respaldada por el diputado general de Álava, el nacionalista Ramiro González.

Urkullu ha trasladado sus felicitaciones al Alavés tras imponerse al Celta (1-0) en Mendizorroza y alcanzar, por primera vez en su historia, una final de la Copa del Rey. El presidente del Gobierno vasco ha afirmado que sería «extraordinario» que ese partido pudiera jugarse en San Mamés, una idea hacia la que no han ocultado sus recelos en los últimos meses el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Bizkaia, controlados por el PNV y que figuran entre los propietarios del estadio. «Con todo merecimiento: zorionak», ha afirmado el lehendakari, que también ha mostrado «mucha esperanza» de cara a ese choque «a pesar de que sea contra el Barça».

Como en ocasiones anteriores cuando un equipo vasco ha jugado una final, Urkullu ha anunciado que acudirá al encuentro y ha recordado los recientes precedentes del Athletic frente a los azulgranas. «A ver si en esta ocasión tenemos fortuna y ganamos», ha concluido.

El diputado general de Álava ha solicitado a los propietarios del estadio rojiblanco -la sociedad San Mamés Barria- que la final de Copa se dispute en él. «Sería el mejor escenario» porque «permitiría un traslado masivo de la afición del Alavés», ha señalado el responsable del PNV.

Un opción remota

En cualquier caso, la posibilidad de que el partido se juege en Bilbao se presenta, a priori, muy remota. Una de ellas es la disponibilidad de San Mamés por razones técnicas. El 30 de mayo, tres días después de la final, se celebra un gran concierto de Guns N' Roses en el campo bilbaíno. Para montar el escenario son necesarias «al menos» ocho jornadas de trabajo, ha declarado el director de Last Tour International, Alfonso Santiago -el organizador del evento-, lo que podría hacer inviables los deseos de Querejeta, respaldados por el lehendakari, aunque se solventara otro tipo de eventuales trabas. «Nosotros tenemos cogido el estadio para hacer un concierto que es una gira mundial, que ya está anunciada y vendida en gran parte», ha declarado a Europa Press. A su juicio, sería inviable disputar la final en San Mamés el 27 de mayo y también aplazar la actuación del grupo norteamericano. «Tenemos todo organizado», ha subrayado Santiago.

Otra hándicap es de índole política. Antes de conocerse quiénes serían los contendientes, tanto el Ayuntamiento de Bilbao como la Diputación de Bizkaia han mostrado un escaso entusiasmo por acoger en San Mamés una final de la Copa del Rey y, pese a las propuestas de algunos partidos de la oposición, han eludido ofrecer el campo a la Federación Española de Fútbol. Por el contrario, hosteleros, taxistas y comerciantes -entre otros colectivos- han mostrado un enorme interés en que Bilbao sea sede de un partido de esas características, que atraería a decenas de miles de personas a la capital vizcaína y tendría un notable impacto económico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate