El Correo

presentación

Una Vuelta con Andorra como explosión

vídeo

Presentación de La Vuelta. / EFE

  • Valverde y Purito Rodríguez son los primeros en presentar su candidatura a una ronda de aniversario

La Vuelta a España 2015, cuyo recorrido fue presentado este sábado en Torremolinos (Andalucía), regresará a sus estructura habitual con final de la prueba en Madrid y un gran protagonismo de los Pirineos. «Hemos querido jugar con la tradición y la innovación de los finales en alto inéditos que pone en valor a nuestro país porque somos la 'grande' más variada de las tres», reconoció Javier Guillén, director del evento.

Para su 80º aniversario, que corresponde a la 70ª edición de la carrera organizada durante varias décadas por El Correo Español/El Pueblo Vasco, la prueba comenzará el 22 de agosto en Puerto Banús y finalizará el 13 de septiembre en la capital española. Los organizadores han diseñado de nuevo un recorrido nervioso y accidentado, con la tendencia de las últimas ediciones. Habrá nueve finales de etapa de montaña, pero se compondrá con un desarrollo muy 'clásico': contrarreloj por equipos inicial y primeras etapas en Andalucía, viaje a los Pirineos a través de la costa valenciana, una etapa reina en Andorra, más montañas en Cantabria y Asturias y una única contrarreloj individual, en Burgos, a cinco días del final.

Este recorrido está lejos del de la edición de 2014, que acabó con una contrarreloj en Santiago de Compostela (Galicia) sin haber pasado por los Pirineos. «Será una Vuelta muy exigente con finales explosivos y puertos difíciles y complicados creo que muy bonita para el espectador que va a disfrutar con ella», afirmó Alejandro Valverde, ganador de la prueba en 2009, tras conocer los detalles del recorrido.

La primera semana se presenta propicia para las escaramuzas y la lucha por el maillot rojo del líder por parte de aquellos ciclistas que no aspiren a ganar la clasificación general en Madrid. En los primeros ocho días, cinco etapas tendrán final montañoso, culminado con la subida a la Alpujarra (Sierra Leona), primera etapa verdaderamente de montaña (en la séptima jornada).

La etapa de Andorra (11ª) hará la primera gran selección entre los favoritos a la victoria final. Tras la primera jornada de reposo, los corredores deberán superar seis puertos en solo 138 km. «Es demasiado exigente», aseguró Valverde. «La de Andorra es una etapa que nunca se ha visto en altura, con un sube y baja continuado, corta, pero que tendrá 70 kilómetros de subida con un desnivel acumulado de más de 5.300 metros, y con 4.500 ya es muy difícil. Hay un desnivel tremendo, va a ser una jornada clave y es posible que entierre a algún favorito», analizó el mánager general del Movistar. «Esa etapa dejará huella en esta Vuelta, que será dura y atractiva. El peligro es la jornada de descanso», analizó Joaquim 'Purito' Rodríguez, otro de los favoritos.

La segunda parte de la prueba será igualmente incierta, con tres etapas consecutivas de montaña, en Cantabria y Asturias (14ª, 15ª y 16ª), antes de la segunda jornada de descanso y de la contrarreloj de Burgos (17ª etapa). A diferencia de las ultimas ediciones, con el ascenso al Angliru o Ancares, esta vez no habrá ningún 'gigante' en la cordillera cantábrica. En esta ocasión se ha vuelto a una etapa por la Sierra de Madrid, tal como había sido la tradición de la ronda ciclista española.

El último vencedor de la prueba, el español Alberto Contador, parece que se concentrará en el Giro y el Tour en 2015, al igual que hará el italiano Vincenzo Nibali, vencedor del último Tour de Francia, quien también triunfó en la ronda española en 2010. No obstante, la Vuelta a España volverá a ser la ocasión de salvar la temporada para aquellos ciclistas que fallen en la dos grandes vueltas que se disputarán anteriormente. Así se vio en el año precedente con la participación de Contador y Chris Froome. El perfil complicado les espera pero como mínimo el recorrido clásico servirá como protagonista.