El Correo

FASE DE GRUPOS

Estados Unidos se estrena con facilidad

Davis (d) intenta robar la pelota a Ranniko.
Davis (d) intenta robar la pelota a Ranniko. / Luis Tejido (EFE)
  • El equipo norteamericano arrasó a un débil rival que nunca pudo hacer frente a su superioridad

Estados Unidos debutó en el mundial arrollando, con un ataque imparable liderado por Davis y Thompson, y aunque Finlandia solo pudo mostrar oposición un cuarto, el partido fue una fiesta por el espectáculo de los jugones americanos en la cancha y de los aficionados fineses en la grada.

Finlandia y sus siete mil hinchas podrán contar a sus nietos que una vez fueron ganando a Estados Unidos: el nacionalizado Gerald Lee metió la primera canasta del encuentro. E incluso empató a cuatro. También hizo tres faltas seguidas en tres minutos y se fue al banco, pero que le quiten lo bailado.

Después ya todo siguió el guión previsto: intensísima defensa americana, seguida de ataques cortos, de seis segundos. Entre la agilidad de Davis bajo la zona y las penetraciones de Harden poco a poco abrieron brecha en el marcador.

El partido era una gozada: Finlandia daba la cara, se mantenía y la grada vibraba como si fuera fiesta nacional. Los estadounidenses a lo suyo, mates incluidos: Rudy Gay metió el primer 'alley hoop' a los ocho minutos. Al final del primer cuarto, 31-16. Treinta y un puntos de USA en un cuarto, y con solo un triple.

El segundo cuarto empezó con Finlandia contagiada del ritmo americano, y claro, no tenían la misma calidad. Los fineses se dejaban llevar por las posesiones rápidas, que derivaron en prisas, y sin circular el balón y preparar un poco el tiro lo normal es no tocar el aro. Si encima tenían delante dos armarios como Faried y Cousins, el balón quemaba.

Tan clara estaba la cosa que antes del descanso hubo minutos hasta para el meritorio Plumlee. Así se reflejó en el marcador, con un parcial de 29-2 en el que sobra cualquier comentario.

Era de esperar que los estadounidenses pararan tras el paso por el vestuario. Apretaron un poco menos en defensa y los finlandeses ya podían meter algunas canastas. Las suficientes para que volviera la fiesta a la grada, incluso para ir ganando un rato el parcial del cuarto, que perdieron por un honroso 29-21. Hasta dos triples seguidos metieron los nórdicos, los primeros tras catorce intentos.

En Estados Unidos destacó en el tercer cuarto la fina muñeca de Klay Thompson, un elegante tirador que fue de los pocos que lanzaron de fuera. Curioso, y quizás lo más destacable tácticamente del partido: USA metía las canastas de debajo: tiró 55 tiros de dos y 18 de tres, de los que sólo metió seis triples, cuatro de Thompson.

Los jugones, tipo Harden y Rose -que demostró estar en perfecta forma- preferían encarar y penetrar. Seguro que los entrenadores rivales han tomado nota.

El último cuarto fue parecido al tercero. Con EEUU cincuenta puntos arriba, tampoco era cuestión de morir en defensa. Así que para suerte de todos siguió el espectáculo. Al final USA se fue sesenta arriba pero el público finés despidió a sus jugadores con una ovación atronadora. Todos contentos.