El Correo

Derbi de Regional

Un linier recibe un botellazo en Amorebieta

Instalaciones Deportivas Txolón, donde se produjo la agresión.
Instalaciones Deportivas Txolón, donde se produjo la agresión. / S. D. Amorebieta
  • El agresor es identificado por la Federación como un exfutbolista del Zorrontzako que estaba en la grada

Un juez de línea fue alcanzado en la cabeza por una botella de agua lanzada desde la gradas en el campo de Txolon en el derbi local de Primera Regional que se disputó el pasado sábado entre el Amorebieta B y el Club Deportivo Zorrontzako y que concluyó con 5-5.

El duelo, clave en la lucha por la permanencia para los visitantes, vivió varios incidentes, protagonizados, según se recoge en el acta, por dos seguidores del equipo foráneo que estaban en la grada. El colegiado no sólo los identifica con su nombre en el acta, sino que añade incluso su número de carné de identidad.

El árbitro indica que los incidentes comenzaron en el minuto 63 después de que el Zorrontzako anotara el 3-4. En ese momento, se recoge en el acta, «un aficionado visitante salta al campo llegando hasta mí, encarándose y diciéndome ¡jódete perra!».

Este mismo seguidor, añade el colegiado en su informe, le gritó «en varias ocasiones ‘soy Antxon, no soy jugador». En el acta se recoge la identidad y el DNI de esa persona. El árbitro indica que es futbolista del Zorrontzako.

Sin embargo, fuentes de la Federación Vizcaína de Fútbol matizaron en la tarde de ayer este periódico que esta persona recibió la carta de libertad hace unos meses por parte de su club. Subrayan que el árbitro vio su nombre en la plantilla con la que inició la campaña el equipo, pero que no reparó en el apartado en el que se indica que había sido dado de baja.

Al poco, otro aficionado, del que se adjunta nombre, DNI y su condición de jugador del Zorrontzako, «salta al terreno para celebrar el gol de su equipo». Las fuentes federativas resaltan que éste sí es jugador en activo y que no estaba en la convocatoria por sanción.

Lo peor, sin embargo, estaba por llegar. Ocurrió tras el cuarto gol del Amorebieta B en el minuto 75. El protagonista del primer incidente, al que se señala de nuevo por su nombre y dos apellidos, «ha lanzado una botella de plástico de 33 centilitros llena y sin tapón sobre la cabeza de mi asistente número 2». Por suerte, «no padece heridas de gravedad».

El más grave

El colegiado detiene el encuentro y el delegado de Amorebieta B llama a la Policía Municipal de la localidad. La decisión que toma el árbitro es reanudar el derbi a puerta cerrada, algo que sucede tras 25 minutos de parón. Sólo quedan en el campo de Txolon los jugadores, los técnicos, directivos, árbitros y policías.

El de Amorebieta se trata del incidente más grave que se ha producido esta campaña en los campos vizcaínos, según indicó una fuente de la Federación Vizcaína.

El agredido no ha denunciado lo sucedido ante la Ertzaintza, por lo que todas las sanciones se limitarán al ámbito federativo.

El Comité de Árbitros analizó ayer los incidentes y el Comité de Competición se pronunciará hoy. El caso puede resolverse, advierten desde la Federación, con sanciones muy leves. El agresor no es jugador y se trata de un seguidor del club visitante, no del local, por lo que no se le puede castigar. Quien sí puede recibirla será el futbolista sancionado que saltó al terreno de juego para «celebrar un gol», pero en todo caso se espera que se trata de una pena leve.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate