El Correo

'Bilbao Night Marathon'

Una noche a la carrera

fotogalería

Los participantes echaron a correr tras un espectacular pistoletazo de salida. / Ignacio Pérez

  • La 'Bilbao Night Marathon', favorecida por las buenas temperaturas y marcada por el buen ambiente, superó ayer en más de un 25% el número de atletas de la pasada edición. Los kenianos Moses Gaikarira y Beatrice Jepchumba fueron los ganadores de la prueba deportiva

Casi 13.000 corredores tomaron ayer por la noche las calles de la capital vizcaína para disputar la séptima edición de la 'Bilbao Night Marathon', la única cita del calendario nacional de la distancia que se disputa en horario nocturno y que consta de tres pruebas: la carrera de 42.195 metros, la media maratón y la de 10 kilómetros.

La prueba bilbaína, favorecida por las buenas temperaturas y marcada por el buen ambiente, superó ayer en más de un 25% el número de atletas de la pasada edición. En total, fueron 12.731 los corredores que a las 20.30 horas tomaron la salida de esta prueba nocturna en la que el 42% de los corredores acudieron desde fuera de Bizkaia y de hasta 31 países diferentes.

Entre los participantes, destacó la presencia de tres leyendas del atletismo español retirados de la alta competición pero que siguen muy en forma, como son María Vasco, Chema Martínez y Martín Fiz.

La salida se produjo entre llamaradas de fuego, surgidas de unos pebeteros instalados en la línea de inicio y que sirvieron para animar a los corredores en los primeros metros del maratón.

La carrera comenzó junto al Museo Guggenheim para dar dos vueltas a un circuito de 21.097 metros, íntegramente por asfalto, y pasar por puntos emblemáticos de la ciudad como el Palacio Euskalduna, Gran Vía, Teatro Arriaga, Casco Viejo, Torres Isozaki o Puente Calatrava. El trazado estuvo salpicado por los espectáculos musicales de grupos como The Bon Scott Band, The Puzzles, Ohzen, Jairon Black y Black Gamba.

Esta séptima edición del evento atlético más masivo de cuantos se celebran en Bizkaia fue seguido por miles de personas en las calles de Bilbao pese al ligero 'sirimiri' que empapó a los participantes en varias fases una vez iniciada la prueba.