El Correo

Los más 'castas' del 'Conquistador'

Ángela no tuvo opciones en el duelo contra La Kaxer.
Ángela no tuvo opciones en el duelo contra La Kaxer.
  • El equipo azul ha asumido su condición de colista y por eso quedar segundos es un triunfo. No son los mejores físicamente pero se están ganando el favor del público

Se marchó anoche a casa Ángela sin posibilidad alguna. Aunque es verdad que cuando preparan los duelos la organización tiene en cuenta las características de los que se enfrentan La Kaxer arrastró a su contricante por el río como quien lleva una mochila. Pataleaba Ángela y acabó por rendirse a la evidencia, golpeando los puños al aire. Da pena que se marchen así los concursantes, sin poder disputar siquiera el juego. Anoche le tocó a Ángela y la próxima semana es probable que le toque a otro compañero del equipo azul.

Dicen que la casta está ahí. La casta buena. Y tendrán de eso, porque de lo demás están en clara desventaja. Ya advertimos en el primer episodio que había dos equipos compitiendo en igualdad y un tercero, el de Maritxalar (no puede ser casualidad que siempre le toque el mismo grupo), que 'a priori' parecía peor preparado físicamente, al menos en conjunto.

Esa impresión inicial la han confirmado los juegos, donde si los azules no pierden es precisamente porque pierden otros. Es francamente difícil que ganen un juego porque nadan peor, corren menos y tienen menos habilidad para trepar, al menos en grupo. Anoche quedaron segundos porque a los verdes se les rompió el saco. Además, pasaron por el agujero que habían hecho los rojos, por lo que gozaron de una ventaja que no tuvieron los otros dos grupos. Claro que esa ventaja no les fue adjudicada de inicio, estaba ahí para el que llegara el último a esa parte del juego y los azules, que iban en la cola, aprovecharon como lo habría hecho cualquiera.

Se lo reprocharon los verdes con la boca pequeña pero en la asamblea guardaron silencio. Solo habló Marcelo, que es precisamente el que debería estar callado. Él solo habla de los huevos que tiene, de que le sobran cojones... y parece absolutamente fuera de lugar. El día que David Seco salte de verdad le va a dejar sin palabras, pero de momento el capitán del equipo verde está siguiendo la estrategia de ignorarle. Sabe que el triunfo en la batalla dialéctica contra Marcelo lo tiene cuando quiera, y está esperando. En esto pasa como con el equipo azul, no es que gane, es que perdieron los verdes. Seco no es que sea un gran orador, es que Marcelo es un desubicado.

Ya le está cortando un poco Vilarín, que después de su sorprendente vídeo de presentación parece haber asumido el papel si no de pacificador, sí del que pone orden. Se habría enfrentado con gusto a Marcelo (él y muchos de su equipo), pero fue inteligente aludiendo a la paz entre los equipos en lugar de cargar contra su capitán y dar gasolina, así, a los contrarios. Pero fue un aviso. Un aviso del que no sé si se habrá enterado Marcelo, al que le puede la boca. Por ahí van a venir los problemas, más temprano que tarde.

De momento, la capacidad del equipo azul por la concordia es admirable, pese a Marcelo, al que le están aguantando por el bien común. No han ganado ninguna prueba, la convivencia no es fácil en un grupo de gente tan diferente, pero el interés global está por encima del individual. Mientras que los otros equipos se vienen abajo cuando pierden, los azules tienen asumido el papel de colistas. Por eso, quedar segundos de tres es una victoria. Se merecen ganar un juego y dormir a cubierto, aunque solo se una semana. Por castas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate