El Correo

'1992', corrupción a la italiana

Cartel de la serie '1992'.
Cartel de la serie '1992'. / E.C.
  • Hay vida más allá de 'House of Cards' o 'Borgen'. La serie política 'Mille novecento novantadue', que retrata el escándalo de 'Tangentópolis', se ha convertido en uno de los estrenos europeos más destacados de la temporada

En 1992 se firma el Tratado de Maastricht que alumbra la Unión Europea. 'Amantes', de Vicente Aranda, gana el premio Goya a la mejor película. El Fútbol Club Barcelona logra en Wembley su primera 'Champions' gracias a un gol de Koeman e Indurain se alza con su segundo Tour. El mafioso John Gotti es condenado a cadena perpetua por un tribunal de Nueva York. En España, esos doce meses quedaron muy marcados en la memoria colectiva por grandes acontecimientos. Ningún otro país había celebrado el mismo año una Exposición Universal (Sevilla), unos Juegos Olímpicos (Barcelona) y una Capitalidad Europea de la Cultura (Madrid), por no hablar de los actos conmemorativos del quinto centenario del Descubrimiento de América. Para Italia, ese 'Mille novecento novantadue' fue el año de 'Tangentópolis', el escándalo de corrupción que sacudió de raíz la política transalpina y que, a largo plazo, supuso el principio del fin del bipartidismo.

El 17 de febrero de aquel 1992, a Mario Chiesa, diputado del Partido Socialista Italiano y presidente de un orfanato milanés, le pillaron 'in fraganti'. Fue detenido tras aceptar el enésimo soborno –tangente, en italiano– de varios millones de liras que le entregaba Luca Magni, dueño de una pequeña compañía, para lograr una contrata de limpieza. Harto de soltar pasta en cada concurso público, el empresario contactó con el fiscal Antonio di Pietro para denunciar el caso. De acuerdo con los Carabinieri, se prestó a llevar un micrófono y una cámara encima el día de la entrega del sobre. Cuando le dio el dinero a Chiesa en su despacho irrumpieron los agentes. El hombre se metió a todo correr en el baño a tirar los billetes por el retrete, pero fue en vano.

La Policía arrestó a Chiesa, aunque su detención se anunció justo después de las elecciones legislativas que acababa de ganar Bettino Craxi. Este, desde el principio, se desentendió no solo de su compañero de filas, sino también de las acusaciones de corrupción que afectaban al partido socialista. El arrestado, al sentirse abandonado por los suyos, optó por tirar de la manta. Así, una vez encarcelado, Chiesa empezó a colaborar con la justicia. Su testimonio provocó la caída de numerosos empresarios y otros políticos. El escándalo salió de Milán y se extendió como la pólvora a otras ciudades del país.

.

'1992', corrupción a la italiana

Foto: Pio Albergo Trivulzio.

.

Así fue como arrancó un proceso judicial que pasó a ser conocido como 'Manos Limpias' (Mani pulite, en italiano). Gracias a esas investigaciones quedó al descubierto una extensa red de corrupción que implicaba a los principales partidos políticos de la época, así como a diversos grupos empresariales e industriales. Ese escenario causó gran conmoción en la opinión pública italiana que vio cómo la operación encabezada por Di Pietro supuso la condena de 1.233 políticos y empresarios, así como un reguero de suicidios de honor al estilo de los que se cometían en la antigua Roma.

Ese contexto histórico es el que refleja, con todo lujo de detalles, '1992', la ambiciosa apuesta de la cadena italiana Sky Atlantic, Wildside y Beta Film, responsables de 'Romanzo Criminale' (Roma Criminal) y 'Gomorra', la serie italiana que ha tenido más proyección en los últimos años. 'Mille novecento novantadue', que en España se emite a través de Canal+Series Xtra (Movistar+), sigue así los pasos del arrollador éxito de la adaptación televisiva de la novela de Roberto Saviano sobre la mafia napolitana. Se ha convertido, por méritos propios, en una de las mejores producciones europeas del año, demostrando que hay vida más allá del Washington que retratan las americanas 'House of Cards' o 'Scandal' y de los entresijos de la política danesa reflejados en 'Borgen', serie de la que se han podido ver sus tres temporadas en los últimos meses.

Este 'thriller' político, basado en aquellos hechos, surgió como una idea original del actor Stefano Accorsi, que interpreta también a Leonardo Notte, un brillante y amoral experto en marketing de Publitalia, la concesionaria de espacios publicitarios para televisión del todopoderoso grupo Fininvest. Él es uno de los seis personajes principales sobre los que pivotan todas las tramas. Los guionistas (Alessandro Fabbri, Stefano Sardo y Ludovica Rampoldi) mezclan a la perfección personajes ficticios como el suyo, aunque muy cercanos a diferentes ámbitos de poder, con otros reales –como Di Pietro y Berlusconi– para ofrecer un retrato muy fiel de lo que supuso aquella época, crucial para la historia reciente de Italia. Un tiempo en el que los grandes partidos se hundieron y la mafia siciliana asesinó a decenas de personas, entre las que todavía hoy se recuerda al juez Giovanni Falcone y al fiscal Paolo Borsellino.

De la Liga Norte a Berlusconi

Pietro Bosco y Verónica Costello.

Pietro Bosco y Verónica Costello.

Esa es también la época en la que nace el proyecto Forza Italia de Silvio Berlusconi y cuando resurge la Liga Norte. Precisamente, otro de los protagonistas de la serie es el actor Guido Caprino, que se mete en la piel de Pietro Bosco, un veterano de la primera Guerra del Golfo. Tras regresar a Milán, este se enrola en las filas del partido separatista y de extrema derecha fundado por Umberto Bossi y acaba logrando un escaño en el Parlamento.

La galería de personajes se completa con Luca Pastore (Domenico Diele), un joven policía, que trabaja a las órdenes de Di Pietro, enfermo de sida por la negligencia y los sobornos de una compañía farmacéutica; la 'velina' Verónica Costello (Miriam Leone), una atractiva ex prostituta dispuesta a todo con tal de abrirse camino en la televisión y el cine; y Bibi, interpretada por la actriz Tea Falco, la rebelde y conflictiva hija de Michele Mainaghi, un influyente empresario. Este, a su vez, cruza su destino con los de Luca y Verónica. Desde sus azarosas vidas, todos ellos son testigos o parte activa de la podredumbre que asola al país.

El resultado es una brillante disección de lo que podría definirse como corrupción a la italiana. Y, aunque parte de la crítica internacional ha destacado puntos en común con 'House of Cards' y 'Los Soprano’, ‘1992' puede resultarnos una historia más cercana por el tipo de hechos que retrata que, inevitablemente, llevan a establecer ciertos paralelismos con la actual situación política y social que vive España. Si hubiera que compararla con un referente televisivo, de inmediato surge el recuerdo de 'Crematorio', serie basada en la novela de Rafael Chirbes y producida por Canal+ en 2011, donde se reflejaba sin concesiones la corrupción urbanística en la costa mediterránea.

.

'1992', corrupción a la italiana

Foto: Leonardo Notte y su jefe.