El Correo

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Wayward Pines.
Wayward Pines.
  • Wayward Pines se une a Twin Peaks, Cicely o Storybrook en el club de pueblos y ciudades ficticios

Cicely, Charming, Twin Peaks, Smallville, Fairview, Mystic Falls… No pierda el tiempo en tratar de buscar esos lugares en un mapa. No los va a encontrar porque, simplemente, no existen… Al menos, con esa denominación y en el mundo real. Son los nombres de algunos pueblos y ciudades ficticias, compendio de distintas localizaciones e incluso efectos especiales, donde se han desarrollado las tramas de varias de las series más populares de las últimas décadas. Wayward Pines se acaba de unir a ese selecto club de localidades. Sitios de lo más variopinto y con personalidad propia que han acabado convirtiéndose en un personaje más. Paseamos, a continuación, por diez de esos lugares que a todo 'seriéfilo' le encantaría visitar.

Wayward Pines

No intente irse. No hable del pasado. Coja el teléfono cuando suene. Nunca hable de su vida anterior. Estas son sólo algunas de las normas que deben seguir sin rechistar los habitantes de Wayward Pines, población cuyo cartel de bienvenida reza un sugerente 'Donde el paraíso es su hogar'. Pero la verdad de ese pueblo de 'mentira' es peor que nada que puedan imaginar sus habitantes. Ese es el punto de partida de una de las sorpresas del año, la serie homónima que en España emite FOX. Basada en las novelas de Blake Crouch, 'Wayward Pines' tiene el toque de suspense que suele imprimir a sus trabajos M. Night Shyamalan, el director de 'El sexto sentido'. En ella, Matt Dillon interpreta a un agente del servicio secreto de EE UU que tiene una misión: localizar a dos compañeros que han desaparecido. Durante su búsqueda sufre un accidente de tráfico y despierta en un hospital. Muy pronto descubre que no puede salir, al menos con vida, de lo que aparenta ser un idílico pueblo norteamericano; con preciosas casas, jardines cuidados, vecinos muy amables y niños que juegan en la calle sin miedo a los delincuentes… Sin embargo, el protagonista se ve allí atrapado, sin posibilidad de contactar con su familia ni con nadie del exterior para contarles lo ocurrido. Por si fuera poco, todos los habitantes parecen formar parte de un inmenso 'show de Truman'. En definitiva, Wayward Pines podría ser lo que se califica como 'pueblo Potemkin'. La atmósfera que envuelve cada capítulo y el factor policial de la trama han provocado, además, que muchos seguidores ya comparen esta serie con otra de culto: Twin Peaks. Allá vamos.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Twin Peaks

¿Quién mató a Laura Palmer? Esa fue la pregunta que acaparó las conversaciones y las múltiples teorías de los televidentes de medio mundo cada vez que se emitía un capítulo de 'Twin Peaks' allá por 1990. Toda la trama que giró en torno a ese interrogante supuso un punto de inflexión en los códigos de la ficción televisiva. Y es que esta creación de David Lynch y Mark Frost fue una serie críptica, envuelta en un halo de misterio, incluso ominoso, gracias en buena medida a la música compuesta por Angelo Badalamenti. Es un clásico que perdura y cuya influencia sigue muy vigente sobre todo a la hora de retratar un ambiente 'creepy', esto es, raro y un tanto siniestro. Su trama transcurre en la pequeña localidad ficticia que da nombre a la serie, en el noreste del estado de Washington. Un lugar remoto perdido entre montañas. Ese escenario se convierte en un protagonista indiscutible de la historia. Hasta allí llega el agente especial del FBI Dale Cooper para investigar el asesinato de una joven, líder del equipo de animadoras del instituto, que se ha llevado muchos secretos a la tumba. No es la única. Tras una aparente perfección, los lugareños esconden muchos misterios que se irán desvelando poco a poco y de formas insospechadas gracias a la libertad creativa que gozaron sus guionistas y directores. Si existiera, 'Twin Peaks' sería un lugar de peregrinación para los aficionados, que la convirtieron en el primer fenómeno 'seriéfilo' contemporáneo.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Cicely

Fue también en 1990 cuando los televidentes tuvieron el placer de conocer a Joel Fleischman, personaje principal de 'Doctor en Alaska'. Este facultativo representaba la quintaesencia de un neurótico judío neoyorquino. Sus esquemas vitales se trastocan cuando tiene que trasladarse a la pequeña localidad de Cicely para prestar allí sus servicios como moneda de cambio de la beca con la que pudo estudiar Medicina. El cambio fue radical. Tuvo que renunciar al bullicio de la 'Gran Manzana' y a las comodidades de un buen hospital por un pueblo remoto, sumido en largos y crudos inviernos y donde, además, tenía que compartir su día a día con unos vecinos un tanto excéntricos. En definitiva, era la historia del 'pez fuera del agua'. En el recuerdo de muchos seguidores aún permanece fresca la imagen de su consultorio; la del 'Brick', el bar y centro de la vida social de la localidad, o los estudios de la KBHR, la estación radiofónica que ofrecía música, información local y las reflexiones filosóficas de Chris Stevens, el pinchadiscos de la emisora, que ejercía también como párroco no oficial del pueblo.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Charming

Del frío de Alaska viajamos a la soleada California. Allí se localizaría Charming, una población que brotó de la imaginación del guionista Kurt Sutter. Él fue el creador de 'Sons of Anarchy' ('Hijos de la Anarquía'), a la que muchos críticos y espectadores han catalogado como un drama shakesperiano. Esta serie, que se despidió en 2014 tras siete temporadas en antena, retrata el funcionamiento y los códigos que rigen un club de moteros que tiene su cuartel general en esa pequeña ciudad, ubicada al norte del estado. Al contrario de lo que suele pasar en otras ficciones, el protagonismo del pueblo es menor salvo por la importancia que los propios moteros le dan. Es su casa, su territorio y ninguna banda rival puede actuar o hacer negocios allí.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Fairview

Las 'Mujeres desesperadas' que marcaron una época en la tele se movían por escenarios y ambientes muy diferentes a los que recorrían a lomos de sus motocicletas Jax Teller y el resto de los 'Hijos de la Anarquía'. Lynette, Susan, Gabrielle y Bree vivían en Wisteria Lane, una zona residencial con casas de estilo colonial y céspedes perfectos que, a su vez, se ubicaba en la ciudad imaginaria de Fairview. Ellas, sus familias y el resto de la comunidad disfrutaban de todos los atractivos y facilidades de esa ciudad con encanto, donde podían pasar el rato entre sus líos amorosos y los crímenes que, de vez en cuando, rompían la idílica tranquilidad del lugar. No se preocupen tampoco en buscar este sitio en un mapa. La calle y el resto del barrio eran decorados que se construyeron en los estudios Universal, en una zona conocida como Colonial Street donde, curiosamente, también se rodó parte de 'Se ha escrito un crimen', la serie de misterio protagonizada por la señora Fletcher.

.

Cabot Cove

La veterana Angela Lansbury encabezó durante doce temporadas el reparto de esa ya mítica serie de intriga y misterio, cuyo título original era 'Murder, She Wrote'. Cuenta las aventuras de Jessica Fletcher, una profesora de inglés que, al quedarse viuda, decide convertirse en escritora de novelas de misterio. La protagonista reside en Cabot Cove, un pueblo –ficticio- de pescadores ubicado en la costa de Maine. Allí tiene sus raíces y sus amistades de toda la vida. Sin embargo, como autora de 'best sellers' viaja mucho por el resto de Estados Unidos, ya sea para dar conferencias, promocionar sus libros o visitar a algunos amigos. El caso es que, allá donde esté, siempre se acaba cometiendo un asesinato que ella, claro está, no puede dejar de investigar. Y es que a la señora Fletcher no le gustan los misterios sin resolver.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Storybrooke

Y si hablamos de buenas historias pocas superan las que proponen las narraciones clásicas. Curiosamente, el estado de Maine es el mismo en el que se localiza Storybrooke, un pequeño pueblo con una peculiaridad. Todos sus habitantes son víctimas del hechizo lanzado por la Reina Malvada como parte de una venganza contra Blancanieves y el Príncipe Azul. Una maldición oscura por la que todos los personajes de los cuentos de hadas acaban atrapados en ese lugar y se ven privados de su final feliz. Ninguno de los vecinos salvo Emma (Jennifer Morrison) y su hijo Henry conocen cuál es su verdadera identidad. Esa comunidad es la protagonista de 'Once upon a time' ('Érase una vez'), una serie cuyo encanto reside en el mundo mágico que se crea al entrelazar los cuentos populares con las vicisitudes contemporáneas de Caperucita, los siete enanitos o Cenicienta.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

La Isla

Edward Kitsis y Adam Horowitz son los creadores de 'Érase una vez' y sus nombres también aparecen unidos a una serie de culto: 'Lost' ('Perdidos'). Esa ficción contó con unos personajes sólidos envueltos en una trama que se complicó hasta límites insospechados y que provocó en sus seguidores la irremediable necesidad de resolver los numerosos misterios que se planteaban. La historia discurría en la Isla, un lugar perdido en mitad de no se sabe dónde. Allí tan pronto aparecía un oso polar, una escotilla enterrada; o sorprendía el humo negro y la presencia de 'Los otros'. Ese islote acabó convirtiéndose en uno de los mejores lugares ficticios jamás inventados. Si alguien quiere disfrutar de esos parajes, tendrá que viajar a Oahu, la tercera isla más grande de Hawai. Fue el lugar que sirvió de escenario a este relato que arrancó como la historia de los supervivientes de una catástrofe aérea.

.

Diez destinos imposibles para los adictos a las series

Smallville

Han corrido ríos de tinta sobre 'Lost', en especial de su controvertido final, pero muchos años antes de que ese proyecto traspasara la pequeña pantalla, ya se hablaba de Smallville. Esa localidad apareció por primera vez vinculada al mundo ficticio de 'Superman' en 1949. Es también el pueblo del medio oeste norteamericano que retrata la serie del mismo nombre. Allí se localizaba la granja de la familia Kent donde se estrelló la nave espacial que llevaba a Kal-El desde Krypton y donde éste creció y se formó como persona antes de mudarse a Metrópolis para convertirse en 'Superman'. En la ficción, que se centra en la juventud del personaje, tienen su protagonismo el instituto local e incluso la mansión del malvado Luthor. En las películas y las series vinculadas al superhéroe, este pueblecito se ubica en Kansas, aunque 'Smallville' se rodó, como ocurre con muchas producciones para la tele y el cine, en diversas localizaciones de Canadá.

.

Mystic Falls

Entre las series que tienen a vampiros, brujas u hombres lobo como parte del elenco de personajes, destaca 'Crónicas vampíricas', basada en las novelas homónimas escritas por Lisa Jane Smith, cuya publicación se inició en los noventa, antes de que la saga 'Crepúsculo' obsesionara a millones de lectores. Esta ficción, de la que ya se prepara su séptima entrega, está ambientada en Mystic Falls, un pintoresco pueblo situado en el centro de Virginia. La mitad de su población son criaturas sobrenaturales, así que parece inevitable que esté rodeada de un halo misterioso, al que contribuyen los oscuros secretos de las familias fundadoras del lugar.