El Correo
Sam Mendes obtuvo su Oscar al mejor director por American Beauty a los 34 años.

Sam Mendes obtuvo su Oscar al mejor director por American Beauty a los 34 años. / MAX NASH | AP

El talento precoz vuelve a los Oscar

  • Damien Chazelle se ha convertido en el cineasta más joven de la historia en conseguir un Oscar al mejor director. Antes de él, otros cineastas aspiraron al preciado galardón sin haber cumplido los 40

Con tan solo 32 años, Damien Chazelle se ha convertido en el cineasta más joven de la historia en conseguir un Oscar al mejor director. Lo cierto es que el de Rhode Island tenía todas las papeletas para hacerse con la estatuilla. Su segundo largometraje, 'La La Land', un musical tan vibrante como amargo, que homenajea al cine clásico de Hollywood, acaparó catorce nominaciones, aunque finalmente ha logrado seis.

Guionista de títulos como 'Grand Piano' (2013) y 'Calle Cloverfield 10' (2016), fue la excelente 'Whiplash' (2014), un relato sobre la sacrificada vida de un batería que quiere irrumpir en el circuito jazzístico, la cinta que le otorgó su primera candidatura al Oscar en la categoría de mejor guion adaptado. Además de la nominación a mejor director, Chazelle también es candidato a mejor guion original. En caso de hacerse con el primer galardón, superaría por los pelos a Norman Taurog, que recibió el premio por 'Skippy' en 1931, cuando contaba con 32 años y 260 días. Chazelle lo haría siendo 222 días más joven.

No son los únicos realizadores precoces en lo que a materia de Oscar se refiere. Lewis Milestone, un cineasta de origen ruso que se trasladó a Estados Unidos siendo muy joven, se alzó con el galardón al mejor director de comedia con 'Hermanos de Armas' en 1929. Era la primera ceremonia de la Academia de Hollywood y tenía 33 años y 228 días de vida. Un año más tarde, un alegato antibélico titulado 'Sin novedad en el frente' le valdría también el segundo Oscar a mejor director, esta vez ya en la categoría actual. Tenía 35 años y 26 días.

Sam Mendes contaba 34 primaveras y 238 días de vida cuando en 1999 se hizo con el premio por la satírica 'American Beauty'. La ópera prima del cineasta británico ponía a Kevin Spacey en la piel de Lester Burnham, un padre de familia inmerso en la crisis de los cuarenta e instalado en la rutina, que acaba aparcándola dando rienda suelta a sus deseos y apartándose de lo políticamente correcto, el cinismo y la hipocresía de la clase media americana. Sin duda, el Oscar fue merecido, pues el debut cinematográfico de Mendes supuso un punto y aparte a la hora de representar las familias disfuncionales y desestructuradas tanto en el cine como en la televisión.

El gran Francis Ford Coppola también pertenece a esa relación de cineastas jóvenes con Oscar. En 1974, cuando acababa de cumplir 36 años, se hizo con la preciada estatuilla por la segunda parte de 'El Padrino'. Kevin Costner, por su parte, llevaba 66 días instalado en los 36 cuando obtuvo el galardón al mejor director por 'Bailando con lobos' en 1990 y Mike Nichols, que falleció en 2014, se hizo con la estatuilla por 'El graduado' en 1967 cuando tenía 36 años y 156 días.

Los que se acercaron

Más sorprendente resulta, si cabe, la lista de los directores más jóvenes que estuvieron a punto de llevarse el premio. El primero en el ranking es John Singleton. Autor de 'Shaft', el realizador optó al Oscar al mejor director por 'Los chicos del barrio' en 1992, una cinta protagonizada por Cuba Gooding Jr., Ice Cube, Laurence Fishburne y Angela Bassett que relataba la vida criminal en las calles del South Central de Los Ángeles. Tenía entonces 24 años y 44 días y rompió el récord que hasta entonces ostentaba Orson Welles, que fue nominado en 1942 por 'Ciudadano Kane', cuando contaba con 26 años y 279 días.

Kennet Branagh, Claude Lelouch, M. Night Shyamalan y George Lucas fueron nominados por 'Henry V', 'Un hombre y una mujer', 'El sexto sentido' y 'American Graffiti', respectivamente, cuando tenían 29 años. Benh Zeitlin, Jason Reitman y Spike Jonze rozaron también la estatuilla por 'Bestias del sur salvaje', 'Juno' y 'Cómo ser John Malkovich' con 30 años. Y Steven Spielberg tuvo que esperar hasta los 31 para recibir su primera nominación a mejor director por 'Encuentros en la tercera fase'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate