El Correo

Twist japonés

Agitándose en 'Hippy Hippy Shake'.
Agitándose en 'Hippy Hippy Shake'. / Óscar Cubillo
  • Trajeados como pinceles y calzados con botines, los nipones The Neatbeats bailaron twist y rocanrolearon salvajes como los Beatles en Hamburgo y en The Cavern en un Kake Antzokia feliz de la vida

No defraudaron las expectativas el jueves en la sala superior del Kafe Antzokia los cuatro nipones de The Neatbeats (Osaka, 1997). Sí, son divertidos (al agradecer diciendo arigato, al saber diferenciar entre el abadejo y su palabra fetiche ‘bacalao’, al chamullar en inglés con el típico acento atascado y tarzanesco japonés…), pero su repertorio demostró solidez (¡a dos guitarras!), velocidad (esos rocanroles a machete, ese rhythm and beat afiladísimos, esos twists todoterrenos…) y espectáculo (voces de los cuatro misters, pasos de baile como el twist con pataditas al aire, poses rechulas en escena, excitación ye-yé contagiosa, inmersiones entre el respetable…).

Envidiablemente atildados Takashi Manabe (alias Mister Pan, guitarra Gibson, el de la derecha), Kazuya Tosa (Mister Lawdy, guitarra Gretsch, el más parlanchín), Dai Ura (Mister Gully, bajo) y Takumi Nakamura (Mister Mondo, batería), los cuatro orientales uniformados con trajes grises perfectamente confeccionados, corbatas, chalecos, los cuatro como pinceles desde la gomina tuperiana hasta los botines beatlenianos, brincaron con ritmo y gritaron sin desafinar en un set intenso, en un show comprimido de 27 canciones en 77 minutos en el que dominaron las versiones, pero ejecutadas con solvencia y actitud y sin purismo verbenero.

Se podrían espigar numerosos momentos culminantes e infecciosos entre su repertorio yakuza con rollo ye-ye a lo Johnny Halladay en ‘Green Sleeves’, aire crepuscular más tarantiniano que vía Kitano, y alguna pieza en japonés como ‘明日が来なけりゃいい’(este es el clip

Repasando las notas recordamos su mini-hit ‘Twistin’ Time With You’, el ‘Little Queenie’ de Chuck Berry con paseo del pato (y retitulado ‘Sweet Cherry Pie’ en su setlist), un festivo ‘Hippy Hippy Shake’ de Chan Romero entonado por el baterista, su garajero ‘Do The Global Twist’, un ‘Hello Josephine’ de Fats Domino muy a su bola y con coros añadidos, el rock and roll kamikaze en la estela de los Hi Risers ‘Hamburg Twist’, un genial ‘Baby That’s Rock And Roll’ de Leiber & Stoller para The Coasters, twist cimarrón y prepunk el de ‘Twistin’ Day’, o el popurrí final del bis con cachos de Berry, Beatles, Elvis, Jerry Lee Lewis, Little Richard, o del ‘Chantilly Lace’ del Big Bopper. Vinieron en su tercera gira española. Ojalá haya más…

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate