El Correo

Colorear te quita el estrés

Colorear te quita el estrés
  • Los libros para colorear para adultos están de moda. Hasta Forges ha creado el suyo. Ha sido "el regalo estrella de las Navidades", aunque en Europa arrasan desde hace tiempo. Concentrarse en una sola tarea ayuda a "ordenar" la mente y reduce la ansiedad

Hace no mucho que las librerías copaban sus estanterías con los libros 'para rayar'. Ejemplares para manchar, romper e incluso quemar en favor de la creatividad de su dueño, que debía interpretar una serie de vagas instrucciones. Conocida se hizo la saga de Keri Smith ('Destroza este diario', 'Esto no es un libro', 'Caos'...), cuyos seguidores inundaron las redes sociales con los resultados, a cuál más delirante.

La nueva tendencia consiste en todo lo contrario, en pintar sin salirse del margen. Son los 'colouring books', los libros para colorear de toda la vida, pero en su versión adulta. Los diseños son más complejos y además de fomentar el ingenio persiguen otro sano objetivo: eliminar el estrés. Y funcionan.

Su método no esconde ningún misterio: pintar relaja. "Cuando nos centramos en pintar, en la coordinación ojo-mano, ponemos en funcionamiento el hemisferio izquierdo, encargado de la razón. Esto inhibe el sistema límbico, que se ocupa de las emociones, lo que nos ayuda a olvidarnos de lo que nos preocupa", explica Miguel Ángel Ruiz González, psicólogo con clínica en Bilbao. Así, el cerebro recupera su "orden interno", lo que incluso facilita la realización de tareas posteriores. "Los grandes genios suelen tener tres o cuatro de estos 'hobbies'. Es como si lubricásemos un motor antes de ponerlo a trabajar", señala el experto.

Ilustración de 'Arte Terapia'.

Ilustración de 'Arte Terapia'. / Ediciones B

Fue casi al cierre del 2014 cuando estos libros entraron con fuerza en España. Antes, ya habían arrasado en Reino Unido y en Francia, donde rápidamente se convirtieron en superventas. La misma suerte han corrido al otro lado del charco, en Estados Unidos y Canadá. "Esta Navidad ha sido el regalo estrella", comenta Rosa Beltrán, responsable de Literatura en la Librería Tintas (Alameda San Mamés, 40, Bilbao). "Nos llegaron un montón y tuvimos que reponer varias veces", le secunda su compañera Amaia. Ellas también han caído en la tentación y se declaran testigo directo de sus beneficios. "Yo suelo pintar por la noche, y es cierto que relaja", cuenta la última.

Señala Ruiz González que este desahogo no es exclusivo de la pintura; lo mismo se aplica a todas las disciplinas artísticas y manualidades. Por eso la escritura es una efectiva terapia frente a la tristeza o la costura consigue hacernos perder la noción del tiempo.

Destacan desde Tintas que el público mayoritario es femenino, lo que el terapeuta atribuye al "sentido práctico" del sexo opuesto que podría hacerle "guardar cierto reparo". Sin embargo, "si no se ha encontrado otro método de relajación, la de los libros puede ser una vía muy buena y asequible", considera.

Lo mismo opina Luis Rojas, quien firma el prólogo de 'Coloréitor', el libro para pintar de Forges (Espasa): "Aunque colorear un par de horas no elimine todos los problemas que nos preocupan, sí nos aparta y nos alivia del estrés que nos abruma", indica el psicólogo. "Estimula la fantasía y pone en acción nuestra capacidad para percibir y responder emocionalmente a estímulos visuales, nos ayuda a expresar nuestros sentimientos", añade.

Por un ritmo de vida 'monotarea'

Estas publicaciones aprovechan el éxito de la corriente 'mindfulness', o de la atención plena. Es un concepto actualmente de moda, pero que cuenta con más de 2.500 años en la tradición budista. En Occidente lleva solo unas tres décadas, pero ha sido con la implantación de las nuevas tecnologías y las redes sociales cuando ha terminado de asentarse. A día de hoy, cuando revisamos el correo electrónico al mismo tiempo que chequeamos Whatsapp y las notificaciones en Facebook, el 'mindfulness' apuesta por un estilo de vida 'monotarea'. Se gana en productividad y reduce la ansiedad de no poder abarcarlo todo.

El atractivo de los 'colouring books' reside por otra parte en su cuidada apariencia y sus precios asequibles. "Son grandes, bonitos, de tapa dura, con un diseño muy preciosista y muy baratos -rondan los 13 euros y contienen alrededor de 100 ilustraciones-", describe Beltrán, que resalta que "una clase de yoga relaja, pero no te llevas nada a casa. Esto lo puedes hasta enmarcar".

Como los colores que teñirán sus páginas blancas, libros los hay para todos los gustos. 'Jardines extraordinarios' (Larousse) contiene 128 láminas de exóticas flora y fauna; 'Arte Terapia' ofrece escenarios oníricos, mandalas y animales compuestos por un complicado entramado de trazos y formas geométricas; '100 láminas vintage para colorear', por su parte, consiste en una sucesión de 128 estampados que se inspiran en dicho estilo; y la serie 'Color Me Good', de la británica Mel Elliott, arrasa en la red con entregas dedicadas a distintas celebridades. El actor Ryan Gosling o a la modelo Kate Moss, entre otros, ya cuentan con su propio tomo.

Esta moda, lejos de ser pasajera, parece haber llegado para quedarse. Al menos, por unos meses más. Michael O'Mara Books, editorial londinense con tres décadas de experiencia y una de las pioneras en la publicación de estos cuadernos, calcula que para finales de 2015 y principios de 2016 ya contará con más de un millón de ejemplares impresos. "Hace unos años se pusieron de moda los mandalas como método de autoayuda para adultos, pero los dejamos de lado por el ocio relacionado con la tecnología. Ahora, con los tiempos que corren, estos libros están siendo un 'boom'", opina Rosa Beltrán. "Aún están por explotar. Al final, se nos dé mejor o peor, a todos nos gusta pintar".