El Correo

Los otros Murakami

Detalle de la portada de 'Un viaje llamado vida'
Detalle de la portada de 'Un viaje llamado vida' / RC
  • La editorial Satori estrena una colección de narrativa japonesa contemporánea

  • La serie se inaugura con el título 'Un viaje llamado vida', de Banana Yoshimoto

La literatura japonesa es mucho más que Murakami. Más allá del manga y la novela negra nipona, la cultura japonesa está por descubrir. Es verdad que escritores como Mishima, Soseki, Akutagawa, Kawabata y Tanizaki gozan del aprecio del lector español, si bien se trata de un conocimiento que se limita a un público minoritario. Pocos son los que de verdad disfrutan con la sutileza, el refinamiento y el ritmo moroso de la literatura japonesa. La editorial Satori, aunque pequeña, ha contribuido a colmar ese vacío. Su labor no se reduce a la difusión de la novela y la poesía niponas, sino que abarca también otros campos, como la filosofía y la religión. Ahora este sello es noticia porque acaba de estrenar una colección de narrativa contemporánea que se inaugura con ‘Un viaje llamado vida’, de Banana Yoshimoto (Tokio, 1964). La flamante colección intentará acoger a autores consagrados y a nuevas voces desconocidas en España.

‘Un viaje llamado vida’ se nutre evocadores fragmentos personales. El autor parte de la premisa de que la vida es una suerte de viaje trazado por la memoria. Así pues, Yoshimoto reconstruye promesas, encuentros, momentos dichosos y sorpresas a partir de un aroma o un sabor. El leve efecto de la luz o el rumor de la lluvia y del viento desatan asociaciones mentales y remembranzas. Con la prosa delicada de Yoshimoto el lector transita por emociones cuya recreación es una empresa arriesgada. Contar el descubrimiento de maternidad o el nacimiento del primer amor sin caer en la sensiblería y la ñoñez es un empeño del que sale airoso el escritor que nos ocupa.

La segunda apuesta de Satori Contemporánea para este otoño se llama Fuminori Nakamura (1977). Se trata de una las figuras más relevantes del panorama literario japonés. Desde su debut con ‘Ju’ (La pistola), ha tratado algunos de los más acuciantes problemas de la sociedad japonesa, como son el suicidio, el crimen y los abusos sexuales en la infancia, asuntos infrecuentes entre los jóvenes escritores nipones. ‘En una noche de melancolía’ se publicó cuando Japón acababa de anunciar una reforma de su sistema judicial (efectiva en 2009), cuestión que suscitó un amplio y a veces enconado debate social sobre las implicaciones morales de los actos de juzgar y condenar. Nakamura recibió en 2010 el premio Ōe Kenzaburō.

En octubre le tocará el turno a Misumi Kubo (1965), autora que arribó a la escritura procedente del mundo de la publicidad. ‘Miro al cielo impotente’ es su primera novela. Se compone de cinco narraciones que se entreveran y que componen un fresco sobre la vida en uno de los numerosos suburbios de las grandes ciudades japonesas. Galardonada en 2011 con el premio Yamamoto Shugoro, obtuvo también el segundo puesto en el premio Nacional de Libreros.