El Correo

¿Quién robó las joyas de los Goya?

fotogalería

Bárbara Lennie lució algunas de las joyas sustraidas.

  • Se sospecha que un trabajador del hotel donde se celebró la ceremonia pudo ser quien sustrajo las alhajas de la firma Suárez, valoradas en 30.000 euros

Sortijas, pendientes, algunos relojes y gemelos por valor de 30.000 euros sustraídos durante la gala de los premios Goya. Un robo con más relevancia mediática que policial, denunciado casi dos días más tarde de que ocurriera y del que ya hay algún sospechoso. «Un trabajador del hotel», señala una fuente de la investigación, que desarrollan los agentes de la Comisaría del distrito madrileño de San Blas. Llos mandos consultados, mientras tanto, se extrañan del revuelo que ha organizado una sustracción de escaso valor económico «como las que se dan todos los días».

Extraña, eso sí, que la Academia del Cine no denunciara hasta el lunes, cuando la gran fiesta del cine español se celebró en el hotel Madrid Marriott Auditorium de Madrid el sábado por la noche. De acuerdo con el escrito, las joyas que la firma Suárez prestó a varias actrices (Clara Lago, Emma Suárez, Bárbara Lennie, Anne Igatiburu, Marta Nieto...) para la ocasión se encontraban en una caja en la habitación que habían dispuesto para los encargados de vestuario y estaba bajo llave.

La Policía no ha sido la única sorprendida. El hotel Marriott ha explicado que nadie informó de la presencia de joyas en las instalaciones. Unos y otros inciden en la gran cantidad de personas que pudieron pasar por ese camerino desde el sábado por la noche hasta el lunes, un período en el que se llevó a cabo el desmontaje del escenario. Un trasiego que complica el trabajo de los investigadores y que, sin embargo, tienen un elemento a favor: el sistema de cámaras del hotel en el que ha quedado huella de los movimientos realizados por los pasillos en todo ese tiempo.

Así las cosas, de momento, se sospecha de un trabajador del hotel, de acuerdo con las fuentes consultadas, aunque es pronto para descartar otras posibilidades. La cuestión es que la puerta no estaba forzada, de modo que las investigaciones apuntan a aquellos que podían acceder libremente a la habitación. La joyería Suárez, entre tanto, ha optado por no hacer ningún tipo de declaración en público.

No fue el único robo

El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, salió el martes a comentar el «lamentable» suceso. «Es una desgracia que puede ocurrir en cualquier momento», reconoció, y expresó su deseo de que «recuperen lo robado» después de ironizar con su presencia en la gala: «Yo no he intervenido en el robo, fui a los Goya, me divertí y me fui».

El de las joyas no fue el único robo de la noche. La Policía trabaja también en otra denuncia de un fotógrafo por la sustracción de una maleta con material de trabajo como dos objetivos, varias tarjetas de memoria y baterías de cámara fotográfica. El fotógrafo -según su propia denuncia- estaba tomando fotos de la gala junto al escenario y dejó la maleta entre unas cámaras de televisión. Cuando acabó su trabajo, ya no estaba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate