El Correo

«Soy realista y no persigo el papel equivocado, como hacen tantas actrices»

La actriz Julianne Moore.
La actriz Julianne Moore. / Archivo
  • julianne moore, actriz, La protagonista de 'Siempre Alice' suma su quinta nominación al Oscar, que esta vez parece más cerca

Pocas actrices disfrutan tanto con su trabajo como Julianne Moore. Simpática, con gran sentido del humor, natural y sencilla, con 53 años está en el mejor momento de su carrera. Acaba de recibir un Globo de Oro y su quinta nominación al Oscar por su papel en 'Siempre Alice', filme que aborda el Alzheimer y que ha estrenado esta semana. También nominada a los Globos de Oro por su personaje en 'Mapa de las estrellas', no tiene miedo a correr riesgos. Provocadora y absolutamente bella, este año puede llevarse la estatuilla.

¿Cómo abordó a Alice si nadie sabe lo que es vivir con la enfermedad?

Es cierto. Nadie lo sabe. El gran reto era aproximarme al personaje en un proyecto diferente, el primero que interpreto sin punto de vista. Generalmente estas historias se cuentan desde el prisma de quien cuida al enfermo, y para meterme en su piel hablé con tantas personas como pude. Con el director de la asociación de Alzheimer y con enfermas recién diagnosticadas. No sé qué es padecer la enfermedad, pero traté de acercarme tanto como pude.

¿Es uno de los proyectos más importantes de su carrera?

Es emocionante. La rodamos en veintitrés días con menos de cuatro millones de dólares. Se presentó en el Festival de Toronto y ahora tiene distribución mundial. Es increíble. Estoy muy agradecida. Es una historia bellísima sobre el mal de alzhéimer que afecta a millones de personas en el mundo.

Tiene muchas posibilidades de ganar el Oscar...

Es fantástico. Estoy muy feliz. Nunca sabes si el público irá a ver tus películas, y menos cuando haces una tan pequeña como esta. Su éxito es un pequeño milagro.

Su papel es realmente exigente...

Tremendo. Investigué durante meses, con la ayuda de colaboradores que me prestaron generosamente su tiempo y su información. Los directores son una pareja casada durante 18 años, y uno de ellos padece esclerosis lateral amiotrófica. Su vida es un espejo de lo que contamos en el filme. Es una historia que muestra realmente qué significa ser mortal.

Sus personajes nunca son convencionales.

He rodado unas 50 películas y la mayoría no están hechas para el gran público, aunque alguna que otra sea muy comercial. Lo divertido es que hay de todo: familiares, políticas, acción, aventura, comedia... A mi edad me siento muy orgullosa de la libertad que tengo como artista.

En 'Mapa de las estrellas' interpreta a una diva. ¿Se le parece?

Nada. No puede estar más lejos de mí, en las antípodas. Habla de personas que trabajan en la industria del cine, pero podría ser un grupo de Wall Street, políticos o incluso periodistas que buscan ser validados fuera de sí mismos. Hollywood es la metáfora perfecta. Proyectamos imágenes que no son reales, pero el público conecta con ellas como si lo fueran. Lo triste de la película es que ves mucha gente buscando algo y cuando no lo consiguen estallan.

¿Hollywood obliga a las actrices a sentirte inseguras?

No estoy insegura físicamente. Estaría llena de problemas si así fuera. Si estás contenta con tu vida, con tu edad, con el momento que vives y los personajes que interpretas, no hay espacio para la inseguridad. Cosa muy distinta sería si a mis 53 años quisiera interpretar el papel de una jovencita. Ya no tengo 25 y por mucho que lo pretenda esos personajes ya no son para mí. Es importante ser realista y en Hollywood por alguna razón hay actrices persiguiendo el papel equivocado.

¿Cómo se mantiene vivo un matrimonio tras una década?

Nadie lo sabe. Si alguien supiera el secreto recibiría muchos premios. Lo mismo sucede con el cine. ¿Cómo conseguir que una película sea un éxito? Hay cosas que son impredecibles, como conseguir un buen matrimonio o una buena película. Son preguntas sin respuestas. Hay demasiada expectación en cuanto al matrimonio, o al tipo de relación que uno debe tener. Lo importante es cuidar el amor que uno siente por el otro cada día, respetarse, admirarse y dar lo mejor de cada uno.

¿Qué tal lleva la fama y el éxito?

El éxito llegó tarde a mi vida y me lo tomo con madurez. De haberlo probado en edad adolescente habría reaccionado de otra manera. He saboreado tarde todo en la vida; conseguí el carné de conducir a los 27 años, mi papel más importante a los 33 y tuve a mi primer hijo a los 37.