El Correo

Despliegue tecnológico de Bill Viola en el Guggenheim para reflexionar sobre el nacimiento y la muerte

fotogalería

Videoinstalaciones de Bill Viola en el Guggenheim. / Fernado Gómez.

  • Entrada libre a la exposición desde este viernes hasta el domingo de 20.30 a 23.30 horas

Las quince videoinstalaciones de Bill Viola que se han presentado este jueves en el Guggenheim producen a primera vista asombro y admiración por su utilización prodigiosa de la tecnología. Pero hay mucho más en la obra del artista estadounidense, maestro y figura pionera del videoarte, que exige mirar con detenimiento para captar los matices de sus imágenes sobre el nacimiento y la muerte, con un evidente trasfondo místico y religioso.

La muestra abarca desde sus videocreaciones de los años setenta hasta la última del recorrido, fechada en 2001, que lleva el título de 'Nacimiento invertido'. Con el patrocinio de Iberdrola, se podrá visitar gratis desde hoy hasta el domingo en horario especial nocturno, de 20.30 a 23.30 de la noche.

La estrecha colaboradora y esposa del artista, la australiana Kira Perov, ha manifestado que Viola «cree que el papel del artista es descubrir el alma», y ha añadido que la exposición refleja su interés por explorar la esencia del ser humano a través de sus distintas facetas, como el nacimiento, la muerte, la espiritualidad o la pasión.

Para explorar con detenimiento la esencia del alma humana, el artista ralentiza la acción, lo que hace que sus obras tengan una duración que van de los 10 a los casi 35 minutos aunque algunas de ellas, como 'Slowly Turning Narrative', de 1992, se proyecte en bucle continuo, sin principio ni final determinados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate