El Correo

La mejor panorámica del expresionismo abstracto, desde el Guggenheim

/ Ignacio Pérez
  • El museo acoge 130 pinturas, dibujos, esculturas y fotografías de autores como Jackson Pollock, Mark Rothko, Willem de Kooning o Robert Motherwell

Comían y bebían juntos en cafeterías de Nueva York a pocas mesas de donde la pequeña delincuencia de la ciudad remataba sus negocios. Expulsados de Europa por la guerra hablaban en voz alta de arte, sin que la peculiar clientela se inmutase, y junto a algunos estadounidenses apadrinados por Peggy Guggenheim, como Jackson Pollock, crearon el expresionismo abstracto, la primera vanguardia nacida y desarrollada fuera de París.

Eran amigos y se influían entre sí, hasta que llegaron los celos profesionales, pero Arshile Gorky, Mark Rothko, Willhem de Kooning, Franz Kline y Barnett Newman nunca escibieron un manifiesto ni se presentaron como grupo. «Más que un movimiento fue un fenómeno», ha explicado esta mañana en el Guggenheim Edith Devaney, comisaria de la exposición 'Expresionismo abstracto', que estará abierta al púiblico a partir de mañana.

Incluye los primeros autorretratos de Pollock, de su mujer y también artista Lee Krasner y de Gorky. A partir de ese punto, la muestra dedica salas separadas a cada uno de los artistas, haciendo hincapié en las diferencias entre ellos. Si bien el esplendor de este 'fenómeno' se produjo entre los años cuarenta y sesenta, la exposición llega hasta un panel de Joan Mitchell realizado en 1979, una de las obras destacables en el recorrido, que evoca los nenúfares de Monet.

Patrocinada por la Fundación BBVA y organizada por la Royal Academy of Arts de Londres, en colaboración con el Guggenhem, 'Expresionismo abstracto' estará abierta hasta el 4 de junio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate