El Correo

Llega al Campos un cómic muy teatral

Los protagonistas de 'Amores minúsculos'.
Los protagonistas de 'Amores minúsculos'.
  • La comedia 'Amores minúsculos' está basada en una historieta producida por el bilbaíno Diego Rebollo

En Broadway hicieron un Spiderman musical y aquí, en su día, Mortadelo y Filemón y Makinavaja siguieron el mismo camino (aunque con diferente suerte). Pero puede decirse que hacer adaptaciones teatrales de cómic no es muy común; y menos aún si no están protagonizados por superhéroes o antihéroes, ni hay de por medio una trama de acción. Precisamente sin nada de eso se creó ‘Amores minúsculos’, el cómic publicado por el zaragozano Alfonso Casas en 2012 para contar «una historia sencilla que nos podría haber pasado a cualquiera». El bilbaíno Diego Rebollo leyó una tira en un suplemento dominical hace tres años y «surgió la chispa». Enseguida pensó en llevarla al teatro de la mano de la productora loszurdos.

«Nació para dos semanas en una sala alternativa del off más off de Madrid... Y ya lleva dos años y medio en cartel y ahora de gira», relata Rebollo. Mañana llega al Teatro Campos de Bilbao. «Estoy emocionadísimo de que se pueda ver por fin en casa», dice el productor, que la define como una comedia urbana «con la que cualquiera puede sentirse identificado». Aunque los seis personajes de ‘Amores minúsculos’ rondan los treinta años, «cuando se trata de amor y amistad, los espectadores más mayores también sienten que es su historia».

Como en el cómic, la adaptación de Iñaki Nieto (uno de los tres ‘zurdos’) respeta a los seis personajes –o tres parejas: Jaime, Eva, Nacho, David, Laura y Carlos– pero concede mayor protagonismo a los tres que sobre el papel son «mero soporte de los que llevan la voz cantante». Los seis coinciden en una fiesta y cada uno sale con un posible ligue. El objetivo es «hablar del amor no como un fin, sino como un trayecto», explica Casas. «Cuando te gusta alguien, no sabes qué va a pasar, pero eso no significa que no te haga sentir las mismas emociones que uno de esos amores de ‘para toda la vida’. Si solo creemos en el cuento de hadas, que quizá llegue o quizá no, nos vamos a perder muchas cosas buenas por el camino».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate