El Correo

Edwards y Wert, una mirada de optimismo hacia el futuro del español

José Ignacio Wert y Jorge Edwards.
José Ignacio Wert y Jorge Edwards. / Efe
  • El escritor y Premio Cervantes y el ministro de Educación, Cultura y Deporte conversan sobre la lengua en las jornadas organizadas por El Norte de Castilla, Vocento y el CAF

Escuchar a Jorge Edwards, escritor, periodista y Premio Cervantes, es en sí mismo un acto de aprendizaje del español estimulante y convincente como defensor, por derecho, del idioma.

Desde la tribuna de invitados, una veintena de alumnos de español de la Fundación de la Lengua (procedentes de Argelia, Brasil, Italia, Francia y Reino Unido) absorbían atentos sus palabras, asintiendo cuando defendía con optimismo el futuro del idioma y sonriendo cuando narraba alguna las anécdotas de una vida repleta de letras.

«El futuro del español está relacionado con el pasado, porque sin historia y tradición no existe porvenir», dijo estrenando un coloquio que compartiría con José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, bajo la batuta de Miguel Ángel Cortés, ex secretario de Estado de Cultura.

Escritor y ministro (que alabó al inicio de su intervención el buen hacer de El Norte de Castilla, periódico anfitrión, como un «medio de referencia del español literario más importante»), coincidieron en derrochar optimismo ante el futuro del idioma.

En su argumentación, Edwards (que explicó su procedencia anglo-vasca) puso el acento sobre el hecho histórico entiendas en el mismo idioma con un colombiano, con un paraguayo o con un chileno. Y esta circunstancia crea posibilidades de futuro enormes».

El autor de 'El peso de la noche' defendió la importancia de velar «por nuestras armas lingüísticas y culturales» y por la unidad del español. En este punto recordó al humanista chileno Andrés Bello, «que era un apasionado de la poesía y que veía muy necesario leer versos de buena calidad para mantener la delicadeza del pensamiento».

La pobreza, como enemiga del español

Wert, por su parte, eligió a un escritor para apoyar sus palabras sobre la lengua como un valor económico primordial. «Decía Antonio Muñoz Molina en una ocasión que el enemigo del español no es el inglés, es la pobreza» y coincidió con Edwards en que «la unidad del idioma es sin duda el elemento más importante para asentar el futuro del español».

Las nuevas tecnologías, cómo no, también se hicieron un hueco en el coloquio. «Hoy lo importante desde la perspectiva que nos ocupa es la presencia del español en Internet, que creo que es un terreno donde hay mucho espacio para progresar», matizó el ministro mientras que Edwards, que se definió como un «ignorante tecnológico», apuntó que «saber poco y tener pocos prejuicios es mejor que saber mucho y tener muchos prejuicios. Eso hace poder mirar al futuro con más libertad».

Esta charla puso el punto y final a la primera de las Jornadas Futuro en Español que se desarrollan en el castillo de Fuensaldaña y por las que han pasado hoy 23 expertos que han analizado el futuro del idioma y el patrimonio como oportunidad y motor económico. El foro continuará mañana con una jornada sobre los periódicos centenarios y la lengua española.