En cuatro años 348 menores vizcaínos han sido atendidos por agredir a sus padres

Imagen de la sede de la Diputación de Bizkaia.
Imagen de la sede de la Diputación de Bizkaia. / ELCORREO

El perfil del adolescente agresor es el de un varón de entre 14 y 18 años que vive en su hogar familiar y que es hijo único, según la Diputación

ELCORREO.COM

En cuatro años, un total de 348 agresores han sido atendido por la Diputación de Bizkaia por haber agredido a sus padres, según datos de la propia entidad foral recopilados por 'Europa Press'. El número de ataques a los padres por parte de sus descendientes no hecho más que aumentar en ese mismo periodo. En 2013 se atendió a 70 personas, en 2014 a 82, en 2015 a 96 y el año pasado a 100. Según los portavoces de la institución vizcaína, la violencia filio-parental, «es cada vez más relevante en nuestra sociedad, por el aumento no sólo de su frecuencia sino también de su intensidad».

Los datos de la Diputación, por otra parte, permiten realizar un perfil de joven que ha agredido a sus padres. La estadística, en este sentido, destaca que los jóvenes conflictivos son hombres (71%) de entre 14 y 18 años (73%) que viven en su hogar familiar (88%), y que son hijos únicos (aunque también hay un elevado porcentaje de primeros y segundos). Esta persona adolescente ejerce, de forma mayoritaria, una violencia de tipo físico y psicológico.

A nivel formativo, el mayor porcentaje de adolescentes que han atacado a los padres e se encuentra escolarizada dentro de la enseñanza obligatoria (o al menos en la edad de este tipo de enseñanza, ya que también es significativo el número de adolescentes que están realizando algún tipo de curso de Iniciación Profesional) o en algún curso de bachillerato. En un alto porcentaje ha repetido algún curso, no llevando un rendimiento académico acorde a su edad.

Desde el año 2008 la Diputación tiene en marcha un programa especial para tratar a las familias que han sufrido un problema de este tipo. El servicio foral incluye una escuela de padres y madres, atendidos por psicoterapeutas y que tiene una duración aproximada de un año. En este método se aplica la perspectiva de género.

Fotos

Vídeos