«La verdadera ONU trabaja a pie de campo con los refugiados»

Jon se embarcará por el rescate humnitario / MAIKA SALGUERO
Jon se embarcará por el rescate humnitario / MAIKA SALGUERO

El bermeotarra Jon García Andonegi se pondrá mañana rumbo a Malta para participar en una misión de rescate humanitaria

IRATXE ASTUI BERMEO.

La solidaridad es uno de los valores morales que mejor defiende Jon García Andonegi. Cada vez que la vida le pone frente a una situación de injusticia o discriminación humana «me hierve la sangre», asegura este bermeotarra de 53 años, que mañana partirá al archipiélago de Malta para embarcar en la Misión de Salvamento Marítimo Humanitario 'Aita Mari', junto a otros dos vascos. Miembro de la agrupación Ongi Etorri Errefuxiatuak Busturialdea, García cubrirá las labores de cocinero a bordo de la embarcación 'Lifeline', que navegará las costas libias dentro de la zona SAR (search Area Rescue). La tripulación de abordo, entre la que se encuentran varios alemanes y españoles, peinará esos mares de Este a Oeste con intención de rescatar y prestar ayuda a las balsas de emigrantes que se encuentren a la deriva.

«Los refugiados nos cuentan que Libia es un auténtico infierno. Las mujeres sufren constantes violaciones, hay venta de exclavos, extorsiones, robos...», lamenta Jon. Sabe de lo que habla porque suma ya unas cuentas campañas 'embarcado' en misiones humanitarias para ayudar a los refugiados. «Pero no hables tanto de la labor que hago. Lo que quiero es que la gente se quite de una vez por todas los prejuicios que tenemos en torno a este tema. ¿Quién no tiene un familiar que en la posguerra se vió obligadoa emigrar? Sólo tenemos que pararnos a pensar un poco en lo duro que es eso y que en Europa no te quiera nadie», critica.

Ese sentimiento es, precisamente, lo que le motivó la primera vez a participar como voluntario en una misión humanitaria, el año pasado. «Ví el anuncio de que necesitaban gente para ayudar en los campos de refugiados de Kios, en Grecia, donde me encontré con situaciones muy duras», insiste. «No sé que hacen los grandes organismos como ACNUR, por ejemplo. La verdadera ONU, de hecho, son todos los voluntarios de diferentes países que trabajan a pie de los campamentos de los refugiados», subraya Jon García.

Mientras colaboró en el reparto de comida en Kios, «nos asaltaron la cocina y derramaron por el suelo todas las cazuelas. Nuestra presencia molestaba a la gente del pueblo, así de triste y de injusto», rememora. Al bermeotarra le toca ahora enfrentarse de nuevo a las imágenes de desesperación «de gente que en su vida a visto el mar y no les queda otra que tirarse al agua»

Temas

Bermeo

Fotos

Vídeos