El 70% de los vecinos de Lea Artibai se suma al compostaje

Una ondarresa abre el contenedor marrón con su tarjeta. /  M. SALGUERO
Una ondarresa abre el contenedor marrón con su tarjeta. / M. SALGUERO

Más de 6.500 familias de la comarca depositarán los restos orgánicos de sus casas en los nuevos contenedores marrones

MIRARI ARTIME MARKINA.

El nuevo sistema de reciclaje de la basura orgánica ha calado hondo entre los vecinos de Lea Artibai. Según los últimos datos facilitados por la Mancomunidad, entidad encargada de gestionar el servicio de recogida de los desechos, más de 6.500 familias, lo que representa un 70% del total, se han comprometido a utilizar los contenedores marrones instalados en Ondarroa, Lekeitio y Markina, así como en Berriatua, Etxebarria y Bolibar. En el caso de Ispaster han optado por continuar con las autocompostadoras.

«Desde noviembre pasado hasta finales de enero, los educadores ambientales han visitado 9.340 familias, de las que más de 6.000 han cogido el kit necesario para participar en el proyecto», detallaron desde la institución supramunicipal. Si sumamos a esa cifra «las más de 500 familias que con anterioridad compostaban en sus domicilios, alcanzamos unos datos muy positivos», se congratularon.

Según la presidenta de la Mancomunidad, Rakel Elu, «ha quedado demostrado que visitando cada casa y con una seria e importante campaña de concienciación se pueden lograr buenos resultados y que entre todos podemos mejorar los índices de reciclaje, además de servir de modelo para el resto de comarcas del territorio».

Hasta el momento, se han recogido un total de 16 toneladas de residuos orgánicos en todas las localidades implicadas, lo que ha permitido ahorrar una partida de 34.000 euros en concepto de canon por el tratamiento de la basura. «No obstante, hay que recalcar que sólo estamos empezando y que en un plazo corto de dos a tres meses confiamos en mejorar esos resultados», añadió Elu.

Máquinas expendedoras

Precisamente con esa idea, han comenzado a trabajar en los centros escolares. «Hemos repartido el kit en preescolar y Primaria, de manera que los pequeños adquieran la práctica de arrojar los restos de fruta en los cubos y, a partir de febrero, nos pondremos en contacto con otros sectores como cocineros, restaurantes y bares para lograr su implicación y que se sumen a la iniciativa», detalló la máxima responsable comarcal.

Otra de las medidas que la entidad activará en breve será la colocación de máquinas expendedoras de las bolsas de basura biodegradables que se necesitan para reciclar. «De momento, estamos analizando dónde y cuántas dispensadoras se colocarán gracias a una ayuda económica concedida por la Diputación», matizó Elu.

El sistema será similar al que se emplea en otros municipios. Los usuarios podrán acceder de manera gratuita a un paquete de bolsas de plástico con la misma tarjeta electrónica que se emplea para abrir los contenedores marrones ubicados en las calles. «De esta manera, se solventará una de las cuestiones que más han tenido que responder los educadores ambientales hasta el momento», indicó Elu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos