Los trabajos de consolidación definitiva de la ladera de Ondarroa durarán seis meses

Aspecto que presenta en la actualidad la ladera de Kamiñalde, en Ondarroa. /  MAIKA SALGUERO
Aspecto que presenta en la actualidad la ladera de Kamiñalde, en Ondarroa. / MAIKA SALGUERO

El Consistorio prevé iniciar las obras en marzo y solapar las dos fases del proyecto que tiene un presupuesto de 4 millones de euros

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El Ayuntamiento de Ondarroa prevé comenzar en marzo la última intervención que requiere la ladera de Kamiñalde para su consolidación definitiva. De hecho, el Consistorio última en la actualidad el pliego de condiciones económico-administrativas que regirán el concurso de adjudicación de los trabajos, que se prolongarán durante seis meses.

«Hemos tenido que esperar al inicio del nuevo ejercicio para poder disponer del préstamo de la Diputación y, por lo tanto, para cerrar los trámites que se necesitan para licitar las obras», explicó la concejal de Urbanismo, Eneritz Basurko. El proyecto se ejecutará de manera solapada. «Se actuará tanto en la parte de arriba, como en la de abajo, pero se desarrollará de manera paralela y una vez finalizados se procederá a reabrir la calle», añadió el alcalde de la localidad, Zunbeltz Bedialauneta.

En la actualidad, la entrada a la parte alta del casco viejo con vehículos está regulada con semáforos desde la Alameda. El proyecto tendrá como principal objetivo rematar el sostenimiento de la montaña para lograr unos factores de seguridad que garanticen su estabilidad a largo plazo. Para conseguirlo, se procederá a colocar la última pantalla de contención en las zonas menos dañadas, así como un refuerzo complementario de carácter definitivo en la más peligrosa.

Además, se llevarán a cabo las labores de drenaje para asegurar que las aguas de escorrentía -proceden de la lluvia y que circulan libremente- no deterioren la obra ejecutada con anterioridad, tanto en el desmonte como en el depósito donde se ha dejado los cerca de 600.000 metros cúbicos retirados de la ladera.Situado en la vaguada de Korteta, en las inmediaciones de la ermita de la Antigua, la explanada surgida alcanza las 4,8 hectáreas de superficie y una altura máxima cercana a los 24 metros.

Integración ambiental

La parte final del proyecto consistirá en la integración ambiental, reposición de caminos, servicios y cierres. La montaña recuperará su aspecto natural mediante la colocación de una hidromanta. «Una técnica de hidrosiembra especial con la que se consigue mayor resistencia y plantación de especies vegetales», recoge el plan.

En este caso, se utilizarán variedades de bosque mixto y de ribera. «Para mejorar la respuesta del talud ante problemas de erosión que genere la lluvia y garantizar el éxito de la plantación será necesario colocar una geomalla permanente», apunta el proyecto diseñado por las ingenierías Sestra e Ingek, las mismas que trabajaron a pie de obra desde que tuvieron lugar los desprendimientos.

La principal actuación urbanística del año en Ondarroa costará cuatro millones de euros que correrán a cargo de las arcas municipales, que necesitarán hacer uso de los préstamos solicitados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos