«Aún no han terminado las reparaciones y han vuelto a salir grietas en algunas casas»

El Gobierno vasco espera rematar las obras que restan en un plazo de tres meses. / MAIKA SALGUERO
El Gobierno vasco espera rematar las obras que restan en un plazo de tres meses. / MAIKA SALGUERO

Vecinos de Nasa Kalea de Ondarroa muestran su descontento con las obras que lleva a cabo el Gobierno vasco para reparar los daños de hace una década

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Vecinos del casco viejo de Ondarroa ansían ver finalizadas las reformas que el Gobierno vasco acomete para solucionar los desperfectos ocasionados hace más de una década por la ampliación del muelle que bordea la margen izquierda de la ría Artibai y la posterior colocación de pantalanes. «Estamos deseando que acaben, pero no de cualquier manera», señalaron varios residentes.

Y es que los propietarios de las casas dañadas están «muy descontentos» y «enfadados» con la actuación del Ejecutivo autónomo. «Aún no han terminado todas las reparaciones y en algunas casas y fachadas han vuelto a salir grietas», denuncian. El Gobierno vasco «está al tanto de la situación, pero de momento no ha hecho nada», añaden expectantes.

Los afectados reclaman mayor implicación. «Las reparaciones, en algunos casos, dejan mucho que desear, parece que la consigna es todo a la baja, es decir, que cuanto menos dinero se gaste mejor y luego pasa lo que pasa», recalcaron. Los dueños de las viviendas también han criticado la falta de respuestas del Ejecutivo autónomo en el momento en que algunas familias se han visto obligadas a abandonar sus hogares para acometer las obras. «Hay personas mayores, familias de todo tipo, pero les da igual», indicaron. En algunos casos «no ha hecho falta salir, pero en otros, ha resultado imposible permanecer y en lugar de ayudarles y costearles otra residencia, se han tenido que buscar la vida, no han ofrecido ninguna alternativa cuando ellos fueron los responsables de los desperfectos», se lamentaron.

Escalera exterior

La dirección de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha encargado a la empresa Bycam, por un presupuesto económico de 158.000 euros, rematar las obras que aún quedan por realizar en un plazo de tres meses. Las mejoras se centrarán en acabar la renovación de las escaleras del número 13 de Nasa Kalea, así como en los interiores de las casas que aún quedan por sanear en los portales que resultaron afectados y que llegan hasta el número 19 de esa calle, así como el 1 y 7, de Kaleandi y el 2 y 4, de Kanttoipe.

«En el portal número 13, al principio también nos dijeron que nos iban a permitir seguir en nuestras viviendas», explicaron. Sin embargo, «ahora resulta, que es inviable y nos van a acondicionar una escalera por la parte de afuera de la fachada. Suponemos que reunirá las medias de seguridad necesarias, pero para algunos vecinos no resultará nada fácil», señalaron.

Las intervenciones ejecutadas en las casas en la primera fase se han centrado en el picado, saneado y reparación de las áreas dañadas en suelos, techos y parámetros verticales. Tras reponer los elementos afectados se ha procedido a su pintado y barnizado, así como a los reajustes en las carpinterías interiores y exteriores. En la fachadas, por su parte, se ha procedido al picado y posterior cosido de las grietas que existían en la mampostería, así como en los recovecos y en los patios. «Cómo los habrán hecho, que ya han vuelto a salir grietas», reiteraron.

Tras numerosos años de espera y trámites, los vecinos 'sueñan' con ver finalizados los trabajos que pusieron en peligro sus hogares. La ampliación de los muelles afectó a la cimentación de los edificios, agrietó escaleras y fachadas, desencajó puertas y ventanas e incluso puso en serio peligro la estabilidad de media docena de bloques y medio centenar de casas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos