El sector de bajura reclama cuotas por barco y día antes de prohibir la pesca de sardina

Descarga de sardinas en el puerto de Ondarroa. / IGNACIO PÉREZ
Descarga de sardinas en el puerto de Ondarroa. / IGNACIO PÉREZ

El puerto de Ondarroa ha recibido esta semana 373 toneladas de una especie que representa el 20% de la campaña anual

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Representantes del sector de bajura han reclamado fijar cuotas de sardina por barco y por día antes de prohibir por completo la pesca de esta especie para 2018 tal y como han recomendado científicos europeos. El máximo responsable de la cofradía de Ondarroa, el puerto vasco donde más toneladas de esa especie se descargan anualmente, considera que hay que tener en cuenta que la rentabilidad anual de la flota de bajura también depende de esa pesquería.

«Las costeras fuertes son la anchoa y el bonito, pero también dependemos en gran medida del chicharro, verdel y la sardina para poder completar el año», señaló el cofrade mayor de la institución arrantzale, Eusebio Arantzamendi. Aunque no tiene tanto tirón como las otras dos especies, «su cierre afectaría al resultado final ya que supone aproximadamente entre un 15 y 20%», indicó.

Antiguamente, la sardina «apenas tenía valor, pero ahora se ha revalorizado mucho, tanto para fábrica como para fresco, en especial para las primeras, por lo que se está convirtiendo en una campaña cada vez más interesante y atractiva para los arrantzales», añadió. En el transcurso de la pasada semana, los buques que desembarcan sus capturas en el puerto de Ondarroa, donde también faenan unidades procedentes de Galicia y Cantabria, han descargado 373 toneladas de sardina. El precio medio de venta en lonja se ha situado en 80 céntimos el kilo.

Los arrantzales han mostrado su temor ante un cierre absoluto de la pesquería tal y como el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) ha aconsejado a la Comisión Europea que debido a su escasez en aguas del Atlántico y del Cantábrico. Según el organismo científico, hay una enorme carencia de esta especie y solo con una prohibición total de su pesca se permitirá una reproducción que con los programas actuales de recortes no se ha logrado.

«Si se hubieran quejado los pescadores como hicieron en su día con la anchoa, que no había y se decidió cerrar por cinco años, igual lo entendería, pero, de momento, los pescadores no nos han expresado ninguna queja, por lo que entendemos, que la pesquería anda bien. Los primeros que se quejarían en caso contrario serían los propios arrantzales, sin duda», remarcó.

Tras la conclusión de la costera del bonito, la flota de bajura se centra, principalmente, en especies 'menores' como la sardina. «Si nos cierran la de la sardina, ¿qué hacen los pescadores hasta febrero, que empieza el verdel?, ¿tienen que esperar hasta esa fecha para salir a la mar?, ¿dónde tendrían que ir desde mediados de octubre?», cuestionó.

Menos verdel

Los arrantzales vascos también sufrirán una reducción del 20% en las posibilidades de pesca de verdel para la campaña de 2018 tras el acuerdo alcanzado en la reunión celebrada en Londres por los Estados Costeros de la Comisión para las Pesquerías del Atlántico Oriental (NEAFC) para determinar el Total Admisible de Capturas (TAC) de esa especie durante el próximo ejercicio.

Representantes de la Unión Europea, Noruega y las Islas Feroe acordaron establecer un tope de 816.797 toneladas en aguas del Atlántico nordeste. Esta cantidad supone un recorte del 20% frente al TAC de 1.020.996 toneladas establecido para 2017. Asimismo, las partes representadas en el NEAFC acordaron la puesta en marcha de un paquete de medidas para la gestión a largo plazo de la pesquería de verdel hasta 2021 con el objetivo de lograr «una administración racional con una explotación sostenible para el stock de mayor importancia económica para la industria pesquera de la UE».

Los buques pesqueros de la Unión Europea podrán capturar un total de 402.596 toneladas 2018, mientras que Noruega y las Islas Feroe dispondrán de unas cuotas de 183.857 y 102.924 toneladas, respectivamente. Asimismo, en el acuerdo adoptado en Londres se contempla una cuota de 127.420 toneladas para las flotas de otros estados costeros como Islandia y Groenlandia.

La flota que faena bajo pabellón español dispondrá de un total de 30.745 toneladas de cuota de verdel para la campaña de 2018 -un 7,6% de la cuota correspondiente a la Unión Europea- frente a las 38.432 toneladas correspondientes a 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos