Satisfacción en la flota por el incremento en la cuota del bonito para 2018

Descarga de bonito en el puerto de Bermeo. /  MAIKA SALGUERO
Descarga de bonito en el puerto de Bermeo. / MAIKA SALGUERO

La ICCAT ha aprobado esta semana un total admisible de capturas de 33.600 toneladas para los próximos tres años, un 20% más que en 2017

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Los arrantzales de la flota de bajura de los puertos de Bermeo, Lekeitio y Ondarroa han valorado de manera «positiva» la decisión adoptada por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) con respecto a una de las principales pesquerías del sector; el bonito del norte. En la última reunión, celebrara esta semana, ha aprobado un total admisible de capturas (TAC) de esa especie de 33.600 toneladas para los próximos tres años, lo que supone un incremento del 20% respecto al tope de 28.000 toneladas vigente en 2017.

Además, cada tres años se llevará a cabo una evaluación del stock. El próximo estudio se realizará en 2020. La flota de pabellón español dispondrá así de una cuota cercana a las 18.000 toneladas el año que viene. «Con ese aumento, podremos completar la campaña con normalidad sin temor a que nos suspendan la temporada porque se ha terminado la cuota», señalaron varios pescadores de bajura de Bermeo. «Llevamos dos años en los que nos cierran la costera, cuando antes siempre sobraba», añadieron.

La flota destaca que «es un recurso que goza de buena salud y que nosotros tratamos de cuidar con nuestra pesquería selectiva, no como otros estados». Durante este verano, los puertos vascos han recibido alrededor de 6.760 toneladas de bonito del norte, cantidad que ha alcanzado en primera venta un valor de 26,3 millones de euros.

Por otra parte, en cuanto al cimarrón o atún rojo, la Comisión ha seguido al pie de la letra las recomendaciones realizadas por los biólogos y ha optado por un enfoque gradual en el incremento de las posibilidades de pesca hasta alcanzar las 36.000 toneladas en 2020. Así, el año próximo se podrán capturar 28.200 toneladas frente a las 23.655 de este ejercicio, lo que representa un incremento del 18,3%.

El TAC para 2019 ha quedado establecido en 32.240 toneladas que llegaran hasta los 36.000 en 2020. Para la Confederación Española de Pesca (Cepesca) el total admisible de captura fijado para el cimarrón por el organismo internacional «no se adecua a la situación de recuperación del stock y la modificación de su cuota de reparto supone, además, una penalización injusta para la flota europea», apuntaron.

Según la patronal, «todo el sector auguraba que se podría llegar a las 32.000 toneladas, después de los informes científicos que atestiguaban la recuperación de esta especie», añadieron. Además, creen que la Unión Europea (UE) no ha sabido negociar al permitir que, a pesar de no haberse conseguido el crecimiento deseado, ICCAT haya modificado las claves de reparto. «El resto de países van a recibir más cuota a costa de la de los europeos», señaló el secretario general de Cespesca, Javier Garat.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos