Rehabilitar el puente giratorio de Ondarroa llevará nueve meses

La pasarela se encuentra cerrada desde el verano de 2016. /  MAIKA SALGUERO
La pasarela se encuentra cerrada desde el verano de 2016. / MAIKA SALGUERO

La Diputación saca a concurso las obras para recuperar la pasarela en avanzado estado de oxidación y cerrada desde el verano de 2016

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El puente de hierro que permite el acceso directo a la playa Arrigorri de Ondarroa seguirá cerrado este verano. El proyecto de rehabilitación y consolidación de la pasarela redactado por la Diputación contempla un plazo de ejecución de las obras de nueve meses. Las empresas interesadas en tomar parte en el concurso disponen de plazo hasta mediados de marzo para presentar sus ofertas. El presupuesto del contrato rondará los 449.000 euros.

A la hora de adjudicar los trabajos, la institución foral valorará, además de la propuesta económica, la organización de las ateras y la memoria técnica, así como el compromiso de integrarla plantilla que ejecutará el contrato mediante personal con contratos indefinidos, entre otros criterios. El plan de actuación diseñado para devolver todo su esplendor a la obra del ingeniero José González Langarica contempla el desmonte de los dos voladizos y los dos contrapesos que componen la pasarela para trasladarlos a un taller y sustituir allí los elementos inservibles.

Una vez finaliza la intervención, la pieza declarada Bien Cultural con la categoría de Monumento en el Inventario de Patrimonio Cultural Vasco recibirá una visita anual de los técnicos forales, que repasarán sus aspectos más básicos. La inspección principal «debería realizarse cada tres años y sería aconsejable que el pintado global del puente se hiciera cada quince para garantizar su protección frente a la corrosión marina», según se recoge en el informe foral.

Falta de entendimiento

De esta manera, se persigue evitar que la pasarela catalogado por los historiadores como un caso único en España y uno de los pocos de su tipología que aún se conservan en Europa, vuelva a presentar el estado que tiene en la actualidad. Clausurado desde el pasado verano por motivos de seguridad -se había desplazado varios centímetros- sufre un avanzado estado de oxidación y los intersticios de la maquinaria, ruedas de engranaje y demás elementos que permiten el giro, presentan «serios ensuciamientos, depósitos terrosos y abundante flora vegetal», detallan informe técnicos de la Diputación.

La falta de entendimiento durante años entre las dos administraciones implicadas sobre su titularidad ha agravado aún más su delicada situación. De hecho, desde la propia institución foral han recalcado que «resulta absolutamente imprescindible, en un plazo medio, proceder a la consolidación de la estructura porque de otra manera acabará en situación de ruina completa».

En mayo de 2016, las Juntas Generales de Bizkaia ya instaron a que se ejecutara con carácter de «urgencia» ante el riesgo de que la pieza «se perdiera». El Ayuntamiento también ha solicitado en reiteradas ocasiones una «inmediata intervención».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos