Puertos iniciará antes de final de año las obras de refuerzo del muelle del tinglado de Lekeitio

El muelle del tinglado presenta serios problemas de estabilidad. /  MAIKA SALGUERO
El muelle del tinglado presenta serios problemas de estabilidad. / MAIKA SALGUERO

El Gobierno vasco confía en que los temporales marítimos «no retrasen» la ejecución del proyecto que se prolongará durante cinco meses

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

El morro del muelle del tinglado de Lekeitio estará reforzado para el próximo verano. La ejecución del proyecto correrá a cargo de la firma Ferrovial Agroman a la que el departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno vasco ha adjudicado las obras con un coste ligeramente superior a los 346.000 euros.

Parte de esa cantidad -133.000 euros- se abonará con cargo a los presupuestos de este año, mientras que el resto se asignará en los de 2018. La intervención se prolongará durante cerca de cinco meses. «Contamos con que las condiciones meteorológicas nos permitan trabajar con relativa normalidad y no retrasen las labores», señalaron portavoces del Ejecutivo autónomo.

Los técnicos «han valorado la posibilidad de esperar a que pasen los meses más duros del invierno, pero al final, con casi toda probabilidad, las primeras maniobras para preparar la zona comenzarán antes de que concluya el año», añadieron. Precisamente, el morro del muelle del tinglado es una de las zonas más críticas y vulnerables a los embates de los temporales.

Como consecuencia se han detectado graves problemas de estabilidad que incluso ponen en riesgo su solidez. «Es un punto donde a consecuencia de los remolinos y las corrientes de la mar de fondo, el calado puede alcanza la cota de menos siete metros lo que la convierte en un punto muy complicado», explicaron.

Reordenación de la dársena

Para paliar los daños detectados y evitar que se agraven «resulta necesario reforzar y consolidar la cimentación con el fin de protegerlo frente a futuros temporales», detallaron. La intervención arrancará con la retirada de todos aquellos materiales -cerca de 105 metros cúbicos- susceptibles de desprendimiento para posteriormente cerrar los huecos, reforzar la base del pie del morro y rematar los trabajos con la urbanización de la zona.

El Ayuntamiento también mantiene abierta una línea de reuniones con el Ejecutivo autónomo para avanzar en un plan que permita reordenar el puerto y aumentar la seguridad para garantizar sus múltiples usos. La petición está respaldada por la Cofradía de Pescadores, la asociación Leakai, el club Isuntza, así como las empresas de turismo activo que operan en el muelle.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos