El puerto de Ondarroa centra las inspecciones pesqueras con 94 controles en el último año

Tiburones decomisados en el puerto de Ondarroa. / I. P.
Tiburones decomisados en el puerto de Ondarroa. / I. P.

Las instalaciones del muelle de Bermeo fueron objeto de una quincena de revisiones en las costeras del verdel y bonito del norte

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El servicio de Inspección de Pesca Marítima, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, realizó a lo largo del pasado año un total de 298 jornadas de control con 299 visitas a los distintos puertos de Euskadi. Entre las instalaciones que mayor número de revisiones registraron destaca Ondarroa con un total de 94. A continuación, se sitúa Pasaia (78) y Getaria (52), mientras que en Bermeo llegaron a una quincena.

«Se dirigen principalmente al control de las flotas con pesquerías que se encuentran sometidas a planes de recuperación y gestión como la merluza norte y sur, cigala, lenguado del Golfo de Bizkaia, especies de aguas profundas y atún rojo», señalaron desde la subdelegación del Gobierno en el País Vasco. Igualmente, se centran en especies pelágicas como el verdel, el chicharro o el bonito del norte para que no superen los máximos asignados.

«Asimismo, se vigila que los desembarques de cantidades superiores a diez toneladas de estas capturas se realicen exclusivamente en los puertos expresamente autorizados para ello por la Secretaría General de Pesca», matizaron. En total, los inspectores levantaron el pasado ejercicio 348 actas a buques españoles y de otras banderas que utilizaron puertos de Euskadi para el desembarco de sus capturas. De ellas, 33 constataban la comisión de posibles infracciones.

Elevado cumplimiento

Un año antes, en 2016 se levantaron 403 actas. de las que 54 correspondían a presuntas irregularidades. Como resultado de las infracciones confirmadas, el pasado ejercicio se impusieron sanciones por cerca de 342.200 euros, casi el doble que el año anterior, con 173.310 euros. Entre las últimas actuaciones figura la incautación de una veintena de ejemplares de tiburones protegidos en el puerto de Ondarroa.

«En general, se aprecia un elevado cumplimiento de las normas y reglamentos de pesca, con una media de menos de una presunta infracción detectada por cada diez inspecciones realizadas», señaló el delegado del Gobierno, Javier de Andrés.

En Euskadi, Inspección Pesquera cuenta con un jefe de servicio y cinco inspectores que realizan sus funciones tanto en puertos del País Vasco y del resto del Estado como en aguas internacionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos