El plan de reducción de la cuota de merluza genera desasosiego en la flota de Ondarroa

La merluza acapara el 40% de las descargas en el puerto de Ondarroa. /  MAIKA SALGUERO
La merluza acapara el 40% de las descargas en el puerto de Ondarroa. / MAIKA SALGUERO

Bruselas ve «alarmante» el informe sobre el riesgo de desaparición de la sardina y el sector pide valorar las condiciones socioeconómicas

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Portavoces de la flota de altura y el sector pesquero en general han mostrado su inquietud por el tijeretazo anunciado por Bruselas para la merluza, la especie de mayor valor comercial en Ondarroa donde acapara el 40% de las descargas que se registran anualmente. «De momento, es una propuesta, por lo que vamos a esperar ya que en las negociaciones del año pasado, España logró moderar los drásticos recortes propuestos para asegurar la sostenibilidad de la pesquería», señalaron desde la Confederación Española de Pesca, (Cepesca).

Aunque los ministros europeos negociarán las cuotas en el Consejo del próximo mes, la propuesta plantea como punto de partida de las negociaciones y sobre la base de las recomendaciones científicas una reducción del 30 % para las aguas del Cantábrico, portuguesas y del golfo de Cádiz pasando de 10.520 toneladas en 2017 a 7.366 el próximo año.

En los caladeros del norte, la UE quiere rebajar un 19 % la cuota por lo que se pasaría de 119.765 a 97.581 toneladas. El Ejecutivo comunitario también quiere reducir las capturas del rapé en el Cantábrico y aguas atlánticas alrededor de un 2% de manera que los apresamientos pasarían de las 3.955 toneladas a las 3.879.

Cigalas y anchoa

Respecto a la cigala, Bruselas estima necesario paralizar sus capturas en el Golfo de Vizcaya, con una cuota cero, frente a una subida del 4 % en el Mar del Norte. En el caso del jurel, propone elevarlo un 21%, es de decir, pasar de 13.271 a 16.000 toneladas. «También esperamos con preocupación las propuestas para otras poblaciones de interés como la anchoa en aguas del golfo de Vizcaya, pendientes aún de la opinión científica», señalaron desde la Federación de Cofradías de Bizkaia. Con relación a la sardina, Bruselas ve alarmante las recomendaciones científicas que alertan del riesgo de desaparición de esta especie al considerar que podría tardar muchos años en recuperarse.

En este sentido, desde Cepesca han reclamado que se tengan en cuenta las condiciones socioeconómicas de las poblaciones que se verán afectadas por la cuota cero de la especie y ante un escenario de restricciones. «Hay que seguir adoptando medidas para que se recupere, aunque quizá no se consiga tan pronto como quieren desde el Consejo Internacional para la Explotación del Mar», señalaron desde la asociación que aglutina a cerca de medio centenar de empresas del sector pesquero.

Fotos

Vídeos