El plan foral de informatización de la red de garbigunes se somete a examen en Markina

Un operario realiza labores de limpieza en el garbigune de Markina. /  MAIKA SALGUERO
Un operario realiza labores de limpieza en el garbigune de Markina. / MAIKA SALGUERO

El proyecto estará a prueba tres meses para determinar la calidad del servicio y si se adecua a las necesidades de los usuarios

MIRARI ARTIME MARKINA.

El garbigune de Markina está de examen. La Diputación ha decidido analizar si el horario, las normas de utilización y el tipo de residuos que se recogen se adecuan a las necesidades de los usuarios. «Tenemos que hacer lo posible para que los servicios que prestamos tengan unos estándares de calidad altos y adecuados a las necesidades de los ciudadanos», declararon responsables forales.

Para conocer y cotejar esos datos, el departamento de Medio Ambiente ha puesto en marcha una prueba piloto para informatizar la actividad de los 23 puntos limpios que funcionan actualmente en el territorio. El plan, a cargo de la empresa foral Garbiker, se desarrollará durante un período de tres meses, de lunes a domingo, en las instalaciones de Markina, además de los garbigunes de Durango, Getxo, Mungia y Santurtzi.

Con la ayuda de un dispositivo electrónico, el personal recogerá diferentes datos de los usuarios -solicitarán para ello el DNI- y los residuos que tienen intención de depositar en el punto limpio. De esta manera, se reunirá información sobre el tipo de usuario, los horarios más habituales de acceso, así como la cantidad y tipología de los restos, entre otras cuestiones.

El siguiente paso se centrará en analizar la adecuación de los horarios actuales con la demanda existente, en la necesidad de ampliar la lista de restos que se admiten actualmente, y si el reglamento se adecua a las necesidades.

«Este sistema servirá para llevar un registro inmediato del tipo de residuos que se llevan a las instalaciones así como para conocer el perfil del usuario», recalcaron. Transcurrido el periodo de prueba, la Diputación planteará la posibilidad de extender la iniciativa al resto del territorio. «El crecimiento experimentado por los garbigunes desde que se pusiera en marcha el primero de ellos en Basauri en 1997 ha generado la necesidad de implementar nuevas medidas de gestión que actualicen las existentes», manifestaron.

En Lea Artibai, los ciudadanos se deshacen cada día de una media de ocho toneladas de residuos. En total, reciben cerca de cuatro mil personas al año, lo que representa una media de veinte al día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos