«Hay más personas mayores de lo que se cree que necesitan ayuda»

Los impulsores del proyecto junto al nuevo vehículo adaptado que posibilitará el servicio. / G. U.
Los impulsores del proyecto junto al nuevo vehículo adaptado que posibilitará el servicio. / G. U.

Busturialdea pone en marcha un proyecto de acompañamiento con la colaboración de la Cruz Roja y la compra de un vehículo adaptado

JULEN ENSUNZA GERNIKA-LUMO.

Busturialdea cuenta desde ayer con un nuevo servicio de atención a las personas más vulnerables, en este caso concreto, los mayores y aquellas que padecen algún tipo de discapacidad. El embrión del denominado proyecto de proximidad y acompañamiento que ahora ha visto la luz surgió hace cuatro años en Gernika y ha salido finalmente adelante gracias a la colaboración entre la empresa Maier, el Ayuntamiento de la villa foral -cofinancian la iniciativa-, la Mancomunidad de Servicios Sociales de la comarca y la Cruz Roja, que será la que desarrollará el plan con la ayudad de voluntarios.

Su labor será «fortalecer la malla social y evitar el riesgo de exclusión que sufren estas personas, así como paliar su sentimiento de soledad», apuntaron desde la institución benéfica. Para ello, Maier ha aportado 20.000 euros para la compra de un vehículo adaptado que permitirá desarrollar «acciones tan sencillas como sacarles a pasear, llevarles al médico o a realizar cualquier otra gestión puntual», detallaron.

Los interesados deberán llamar a las oficinas de la Mancomunidad para concretar la cita e inmediatamente se pondrá en marcha un proceso de seguimiento permanente. «Hay más personas mayores de lo que se cree que necesitan ayuda y nuestra obligación es estar allí donde nos demanda la sociedad. Nos tiene que motivar», recalcaron los promotores del programa.

El seguimiento permanente a través del plan de proximidad «permite actuar de una forma totalmente individualizada y rápida para poder ofrecer la mejor atención posible», destacó el presidente de la Cruz Roja de Euskadi, Iñaki Irusta. El máximo responsable de la institución benéfica en el País Vasco destacó, además, la «gran sintonía y colaboración que siempre hemos encontrado en el Ayuntamiento de Gernika».

De hecho, hace cuatro años, el Consistorio cedió a la Cruz Roja parte de las antiguas dependencias en las que se ubicaba el antiguo centro de día para habilitarlas como espacio para impartir cursos y guardar los vehículos. La presidenta de la Mancomunida de Servicios Sociales de Busturialdea, Ana Hormaetxe, por su parte, invitó a todas aquellas mayores que lo necesiten a «que nos llamen para poder ayudarles y hacerles más fácil la vida cotidiana».

Fotos

Vídeos