Ondarroa prohíbe instalar terrazas fijas en el casco viejo y el paseo de Itsas Aurre

El Ayuntamiento se ha reuniido con hosteleros y vecinos antes de aplicar los cambios./O. U.
El Ayuntamiento se ha reuniido con hosteleros y vecinos antes de aplicar los cambios. / O. U.

La medida pretende dar respuesta a las quejas planteadas por los peatones «ante la proliferación de obstáculos en la aceras»

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Ondarroa ha dado el visto bueno provisional a varias modificaciones en la normativa que regula la instalación de terrazas en espacios de uso público. La medida, aprobada en el transcurso de la última sesión plenaria, pretende encauzar y dar respuesta a las numerosas quejas planteadas por los peatones «ante la proliferación de obstáculos que invaden, en especial, las aceras», apuntaron fuentes municipales.

Antes de dar el paso, el Ejecutivo local ha mantenido tres reuniones con hosteleros y vecinos «para tratar de llegar a un acuerdo que permita compaginar y mejorar la actividad del sector con el disfrute del espacio público por parte de los ciudadanos», indicaron. La nueva regulación prohíbe instalar terrazas fijas en todo el paseo de Itsas Aurre, así como en el casco viejo donde tan sólo existirá la posibilidad de colocar ese tipo estructuras en plazas o espacios abiertos.

El resto de la villa, por contra, quedará exenta de esta restricción. «En el caso de que se decida realizar algún tipo de anclaje definitivo sobre fachadas, la comunidad de propietario del edificio en cuestión también deberá dar su consentimiento», añadieron. La medida trata de «lograr una consenso entre las partes afectadas», reiteraron.

En ese caso, además, las sillas y mesas tendrán que respetar una distancia mínima de dos metros desde el portal para garantizar la circulación de los residentes. De no ser así, la Alcaldía podrá denegar la solicitud. También rechazará la licencia en el supuesto que represente un peligro para el tráfico viario, que pueda incidir sobre la seguridad de los edificios y locales próximos en caso de evacuación y que resulte formalmente inadecuado con su entorno o bien dificulte la correcta lectura del paisaje urbano.

Música con autorización

No obstante, «las solicitudes para instalación de terrazas se resolverán según las peculiaridades de cada caso concreto», recoge el documento. Por norma general, no podrán estar frente a pasos de peatones, ni en las salidas de las viviendas y locales comerciales. «Además, está prohibido activar cualquier fuente de sonido, incluso música en vivo, a no ser que disponga de autorización expresa», indicaron.

En las calles abiertas a la circulación, se permitirá poner mesas siempre que se deje la acera libre de cualquier obstáculo tanto cuando están colocadas como cuando se retiran. En las peatonales, por su parte, dependerá de sus medidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos