Ondarroa pierde la mitad de su flota de altura en la última década

El puerto de Ondarroa cuenta en la actualidad con dieciséis buques de altura. / MAIKA SALGUERO
El puerto de Ondarroa cuenta en la actualidad con dieciséis buques de altura. / MAIKA SALGUERO

Cuenta en la actualidad con dieciséis pesqueros y cerca de 230 arrantzales a bordo, frente a las cuarenta unidades de 2006

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El número de embarcaciones que atraca en el puerto de Ondarroa se ha reducido en cerca de un 55% en la última década al pasar de las 40 unidades a los 16 censadas en la actualidad, según datos recogidos por la vicencosejería de Pesca y Agricultura del Gobierno vasco. Como consecuencia, el número de arrantzales también ha pasado de cerca de 480 a poco más de 227 tripulantes.

En general, los puertos de Euskadi contaban en 2006 con 300 unidades, mientras que ahora suman 195. «De los 2.900 pescadores de hace diez años, quedan poco más de 1.900 registrados», añaden desde el Ejecutivo autónomo. El 78% de los pesqueros vascos y el 60% de tripulantes forman parte de la flota de bajura y faenan a la pesca de especies como el verdel, anchoa y bonito, además de atún rojo, sardina y chicharro, principalmente.

Las 16 unidades de arrastre y pincho registradas en Ondarroa, por su parte, se centran básicamente en la captura de merluza, rapé, lenguado, gallos y otras especies demersales. Dentro de la flota vasca destacan además 22 buques atuneros congeladores con base en Bermeo que faenan a la pesca de túnidos tropicales en aguas del Golfo de Guinea y del océano Índico con un total de 486 tripulantes, el 26% del total. En el otro lado de la balanza, por su parte, se colocan los bacaladeros con apenas dos embarcaciones con base en el muelle de Pasaia.

En Bermeo

El sector de bajura tampoco ha escapado al declive al registrar en diez años alrededor de 105 bajas entre unidades desguazadas y vendidas, lo que representa un descenso del 33,5%. «En 1986, año de ingreso en la UE, esta flota rozaba las 542 embarcaciones y más de 4.300 arrantzales», apunta el informe. En puertos como Bermeo, que en la actualidad cuenta con una veintena de unidades aproximadamente, amarraban más de 140 pesqueros.

«En 1986, los puertos de Bizkaia y Gipuzkoa albergaban a un total de 746 barcos con más de 7.900 arrantzales», destaca. Entre las causas que han provocado esta situación figuran las cada vez mayores exigencias de Bruselas en cuanto a cuotas y pesquerías, la tendencia creciente de los gastos, así como el estancamiento del precio medio de venta del pescado.

«En general, a la merma de la rentabilidad pesquera», añade el balance que también destaca la falta de relevo generacional como uno de aspectos a tener en cuenta. Otra de las tendencias más claras ha sido el aumento de capacidad por buque. «Es decir, hay menos barcos pero más grandes y más potentes, con una edad media de 16 años, una eslora de 24,2 metros y casi diez hombres por tripulación», recalca el estudio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos