Ondarroa iniciará en primavera las obras de consolidación definitiva de Kamiñalde

Estado en el que se encuentra la ladera de Kamiñalde en la actualidad. /  MAIKA SALGUERO
Estado en el que se encuentra la ladera de Kamiñalde en la actualidad. / MAIKA SALGUERO

El Ayuntamiento ya ha sacado a concurso el proyecto que requerirá una inversión cercana a los tres millones de euros y un plazo de ejecución de seis meses

MIRARI ARTIME ONDARROA.

Ondarroa iniciará en primavera la última fase de las obras para consolidar de manera definitiva la ladera de Kamiñalde. La intervención supondrá el último capítulo de la pesadilla que hace dos años -8 de marzo de 2016- comenzaron a sufrir las 84 familias que residen en los últimos bloques construidos en San Inazio.

El Ayuntamiento aprobó, en el transcurso de la última sesión plenaria celebrada la tarde del jueves, licitar el proyecto por un importe de tres millones de euros. Una partida de 2,2 para costear los trabajos y cerca de 463.000 en concepto de IVA. «Los técnicos de la Diputación, tras suprimir la calificación de emergencia, decretaron dos niveles de urgencia para las actuaciones que quedan por hacer», explicaron portavoces municipales.

Esos trámites «han retrasado todo el proceso más de lo que queríamos», añadieron las mismas fuentes. Las firmas interesadas en tomar parte en el concurso disponen de un plazo de 26 días, a partir del lunes, para presentar sus propuestas. La mesa de contratación estará presidida por la concejal de Urbanismo, Eneritz Basurko e integrada por distintos técnicos municipales.

El plan tiene como principal objetivo rematar el sostenimiento de la montaña para lograr unos factores de seguridad que garanticen su estabilidad a largo plazo. Para conseguirlo, se procederá a colocar la última pantalla de contención en las zonas menos dañadas, así como un refuerzo complementario de carácter definitivo en la más peligrosa.

Financiación

Además, se llevarán a cabo las labores de drenaje para asegurar que las aguas de escorrentía -proceden de la lluvia y circulan libremente- no deterioren la obra ejecutada con anterioridad, tanto en el desmonte como en el depósito donde se ha dejado los cerca de 600.000 metros cúbicos que fueron retirados de la ladera. La parte final consistirá en la integración ambiental, reposición de caminos, servicios y cierres.

La montaña recuperará su aspecto natural mediante una hidrosiembra especial en la que se utilizarán variedades de bosque mixto y de ribera. Los trabajos se prolongarán por espacio de seis meses y se cerrarán con la apertura del acceso a Kamiñalde.Para hacer frente al coste de las obras, el Ayuntamiento se verá obligado a amoldar los presupuestos municipales de 2018.

«Las instituciones superiores no han ayudado con todo lo prometido, pero desde el Gobierno local hemos tratado de ayudar a los vecinos a aligerar la carga que llevaban», señaló el alcalde de la villa costera, Zunbeltz Bedialauneta. En esa misma línea, el primer edil recalcó que «aún quedan muchas cosas por hacer, las obras nos han obligado a amoldar los presupuestos por lo que solicitamos a los vecinos que sean comprensivos con la situación en la que nos encontramos», añadió.

De hecho, la Administración costera se verá obligado a hacer uso de los préstamos tramitados para pagar la principal actuación urbanística de la legislatura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos