Ondarroa evaluará el estado del antiguo colegio Celedonio Arriola para reconvertirlo en Ayuntamiento

Vista exterior del antiguo colegio Celedonio Arriola de Ondarroa. /  MAIKA SALGUERO
Vista exterior del antiguo colegio Celedonio Arriola de Ondarroa. / MAIKA SALGUERO

Obra de Ricardo Bastida, el edificio está catalogado como Patrimonio Histórico y se encuentra en desuso

MIRARI ARTIME ONDARROA.

El Ayuntamiento de Ondarroa quiere conocer el estado de conservación del edificio que albergó las antiguas escuelas de Celedonio Arriola para centralizar allí las oficinas municipales. «Se va a proceder a realizar unas catas para conocer, sobre todo, su situación estructural, imprescindible antes de comenzar cualquier tipo de intervención», detalló la responsable del área de Urbanismo, Eneritz Basurko.

El Ejecutivo loca considera prioritario unificar todos los servicios administrativos en un único edificio, básicamente, por dos razones. Por una parte, para cumplir la normativa de accesibilidad, algo que no sucede en el actual inmueble ubicado en la Alameda. De hecho, como solución temporal, las sesiones plenarias se celebran en los locales de la antigua cofradía de pescadores, ya que dispone de ascensor.

Por otro lado, consideran «imprescindible» reunir en un mismo centro las distintas prestaciones para reducir al máximo el coste que la disgregación actual de dependencias genera en las arcas municipales. «Además, teniendo en cuenta el volumen que tiene, existe la posibilidad de reservar las primeras plantas como Ayuntamiento y destinar el resto como sede de la nueva biblioteca, siempre teniendo en cuenta las características del edificio y las necesidades de su protección», explicó el alcalde, Zunbeltz Bedialauneta.

La puesta en marcha del plan, sin embargo, requiere una profunda renovación del inmueble catalogado como Patrimonio Histórico Artístico de conservación obligatoria en la relación de monumentos y edificios de interés de Ondarroa. «Aún está por analizar, pero se podría seguir la línea de 'Maskulu etxea', en la que se respetó la fachada y se adecuó todo el interior», añadió el primer edil.

Ventanas tapiadas

Proyectado en 1928 por el arquitecto Ricardo Bastida, fue reconstruido como centro escolar tras ser destruido durante la Guerra Civil. Actualmente, se encuentra en desuso por su precario estado de conservación, salvo la parcela que se utilizaba como patio de recreo, que sirve de aparcamiento. La idea de reordenar la zona en la que se encuentra el edificio -toma su nombre del que fuera alcalde de la villa a principios del siglo XX- surgió en la anterior legislatura al ampliarse sus posibilidades de uso. «En las próximas semanas, también se procederá a tapiar las ventanas como medida de seguridad y como requisito exigido por la normativa que regula la ITE de edificios antiguos», añadieron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos