Ondarroa cierra con mil toneladas de anchoa la mejor semana de la costera

El tamaño del bocarte todavía no satisface las expectativas de los arrantzales. /  MAIKA SALGUERO
El tamaño del bocarte todavía no satisface las expectativas de los arrantzales. / MAIKA SALGUERO

La mejoría en el estado de la mar ha favorecido las descargas masivas de bocarte que han tenido una cotización media de 1,13 euros el kilo

MIRARI ARTIME ONDARROA.

La flota de bajura que participa en la costera de la anchoa en Ondarroa, que supera el medio centenar de pesqueros procedentes de distintos puntos del Cantábrico, ha cerrado una de las mejores semanas de la costera hasta el momento. De hecho, el buen estado de la mar ha favorecido la captura de un total de mil toneladas de bocarte que se han descargado de manera escalonada para evitar la saturación del mercado. El precio medio de venta en lonja se ha situado en torno a 1,13 euros el kilo.

«A la anchoa le gusta los cielos despejados y la altas temperaturas y hasta ahora las zonas en las que hemos estado el agua apenas alcanzaba los 12 grados, dos menos de lo que habitualmente registra a estas alturas del año», señaló un arrantzale bermeano. Los estudios científicos llevados a cabo sobre la influencia de las condiciones de la mar en el desarrollo de la pesquería indican que las capturas en el Golfo de Bizkaia comienzan a medida que las aguas superficiales rebasan los trece grados y los ejemplares empiezan a subir para reproducirse.

Tamaños

El grueso de las capturas tiene lugar habitualmente cuando la temperatura de las aguas se sitúa entre los 13 y los 18 grados. Para los pescadores, «también es la principal razón de que aún los ejemplares no sean tan grandes como los que nos gustaría», añadieron. Aunque la talla de los localizados se ha incrementado con respecto al inicio de la temporada, los arrantzales no han encontrado aún la anchoa adecuada para atraer a la mayoría de los conserveros.

En ese sentido, el Consejo Consultivo de Aguas del Sur ha ratificado los acuerdos alcanzados en Bilbao para regular la pesquería de la anchoa. Así, a los arrastreros pelágicos durante todo el año y a los cerqueros del Norte en primavera -De abril a junio- se les impone un calibre mínimo de capturas de 60 granos por kilo de tope de tamaño. El objetivo de esta medida es el de perpetuar la especie y evitar la captura de anchoa pequeña. También se establece un calendario de pesca, con un cierre de la pesquería del 1 de diciembre al 28 de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos