Las obras de la gasolinera vieja obligan a reordenar el tráfico en el centro de Lekeitio

Las obras de la antigua gasolinera afectarán al tráfico rodado, al menos, durante una semana. /  M. SALGUERO
Las obras de la antigua gasolinera afectarán al tráfico rodado, al menos, durante una semana. / M. SALGUERO

A partir de este lunes y como mínimo durante el plazo de una semana, la calle Abaroa mantendrá un solo sentido para el paso de vehículos

MIRARI ARTIME LEKEITIO.

El Ayuntamiento de Lekeitio iniciará este lunes el proyecto para reordenar el entorno de la antigua gasolinera. Como consecuencia, el tráfico rodado por el centro de la localidad sufrirá distintas afecciones que se prolongarán como mínimo a lo largo de una semana.

«La calle Abaroa mantendrá un único sentido para la circulación», señalaron portavoces municipales. «Como consecuencia, los que tienen que dirigirse desde el Eskolape hacia Eliz Atea, Santa Elena o Mendexa se verán obligados a cruzar por la zona del puerto, por Txatxo Kaia», añadieron desde el Consistorio.

Los vehículos procedentes de Mendexa y de la carretera de la costa desde Ondarroa tendrán el recorrido habitual, ya que ese sentido no se verá afectado por los trabajos programados. Los conductores encontrarán el desvío señalizado para evitar colapsos y agilizar el tráfico por el centro del municipio.

La reurbanización de la zona del viejo surtidor, cerrado desde hace años, y de Eliz Atea, que conforman uno de los espacios más céntricos del municipio supondrá un desembolso de alrededor de 430.000 euros que el Ejecutivo local sufragará con ayudas supramunicipales y acometerá en dos etapas.

A diferencia de lo que sucede en la actualidad, el plan de actuación diseñado tiene como principal objetivo priorizar al peatón y a los vecinos que residen en las inmediaciones. La zona cuenta con una superficie de unos 1.500 metros cuadrados y está condicionada por las áreas destinadas al estacionamiento de vehículos.

Ampliación de la acera

El Ayuntamiento encargó en su momento a la empresa Lurgintza el correspondiente estudio para determinar la calidad del suelo y los exámenes realizados determinaron que «no se encuentra contaminado».

La modernización de todo el área contempla mantener el edificio principal del antiguo surtidor en su estado original y eliminar el anexo. De estilo racionalista, el inmueble fue diseñado por el arquitecto Álvaro Líbano en 1962.

El Consistorio estudia varias alternativas de uso para ese equipamiento entre las que se destaca la de abrir una Oficina de Turismo dada su buena ubicación.

El proyecto incluye la formalización de la plazoleta de Santa Elena donde la calzada se trasladará ligeramente, en paralelo, respecto a su trazado actual, lo que permitirá una pequeña ampliación de la acera del lateral de la iglesia de Andra Mari. En el lado opuesto, se instalarán contenedores soterrados y plazas de aparcamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos