Markina se gana el paladar de los italianos

Ignacio Orlando, presidente de conservas Olasagasti, en el centro, recibe el premio en Milán. /  C. O.
Ignacio Orlando, presidente de conservas Olasagasti, en el centro, recibe el premio en Milán. / C. O.

La conservera Olasagasti, con sede en Lea Artibai, recibe el premio a la mejor empresa española en el país transalpino

MIRARI ARTIME MARKINA.

La Cámara de Comercio española en Italia ha concedido el premio a la mejor empresa nacional en el país transalpino 2017 a conservas Olasagasti, de la familia Orlando que dirige la fábrica ubicada en Markina. «Es un reconocimiento muy importante para la firma, que desde finales del siglo XIX nos hemos dedicado por tradición a elaborar conservas de pescado siguiendo los métodos artesanales heredados del 'nonno' Salvatore Orlando», reconoció Matteo Orlando, gerente de las instalaciones de Lea Artibai.

Al acto de entrega del galardón, celebrado en Milán, acudieron numerosos representantes del mundo empresarial y de la banca española en Italia, así como de importantes firmas de la región. La familia Orlando Olasagasti, por su parte, se vio arropada por trabajadores de la empresa importadora fundada en Génova y colegas de otros sectores. «Este año se ha querido premiar el trabajo y los logros de una Pyme en lugar de acudir a potentes firmas y grandes empresas cuyos logros ya se presuponen», recalcó el presidente de la Cámara de Comercio italiana, Félix Bonmati.

Esta es la segunda distinción que Italia entrega a la compañía en los últimos catorce meses. El año pasado en la embajada española en Roma, fue la Encomienda de Isabel la Católica por toda la trayectoria profesional de la familia. Conservas Olasagasti, que vive divida entre Markina, Génova y San Sebastián, es una empresa familiar que desde mediados del siglo XX goza de una notable presencia en el país transalpino.

Desde que en 1914 Salvatore Orlando llegó de su Sicilia natal, donde la familia ya se dedicaba a la salazón de anchoa, para fundar una de las primeras fábricas de anchoa del Cantábrico en el País Vasco -Getaria, Ondarroa y Bermeo, entre otras-, la firma ha crecido de manera notable en el sector de las conservas, tanto de las más tradicionales -bonito del norte y anchoa- como del resto de las variedades más especializadas.

«El 40% de nuestra producción se vende en Italia, otro 45% en España y el 10% restante vamos abriendo mercado a países como el resto de Europa, Hong Kong y Australia», detalló Matteo Orlando desde Markina.

Artesanos

Para los responsables de la firma, el premio también representa un reconocimiento a sus señas de identidad, de compromiso local y vocación internacional. «En definitiva, a todo el proceso de la elaboración tradicional de productos de alta calidad, utilizando materias primas del Cantábrico capturadas por los arrantzales con artes de pesca respetuosos con el ecosistema», añadió.

Otro de los elementos esenciales a su juicio, es la fábrica. «Allí esperan las manos de trabajadores expertos, que pieza a pieza limpian, separan, cuecen y envasan las mejores partes, siguiendo un proceso artesanal idéntico al que ya se utilizaba siglos atrás. Una técnica antigua, que no anticuada», recalcó. Para la firma, «el distintivo de artesanos conserveros de la costa vasca es un privilegio», resaltó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos